Inmersos en lo más profundo de la Meseta de Estrada, las familias de la comarca Totumbla, municipio de Ciudad Darío, habían dependido toda su vida del candil y del ocote para poderse iluminar, ya que la distancia y lo accidentado del terreno habían convertido a este poblado en uno de los más inaccesibles de todo el municipio. Sin embargo, con la instalación del servicio eléctrico hoy estas familias han visto un cambio drástico en su forma de vivir, pudiendo ver televisión, escuchar radio, planchar, alumbrarse en la oscuridad e incluso empezar pequeños emprendimientos para mejorar la economía del hogar.

Este proyecto de electrificación comunitaria fue ejecutado por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) gracias al apoyo solidario del Ministerio de Asuntos Exteriores, Comercio y Desarrollo de Canadá, el cual facilitó los fondos necesarios para la ejecución de la obra.

Para el gobierno nicaragüense llevar la energía a las 12 comunidades que conforman Totumbla era una prioridad, de tal manera que al unir esfuerzos con el gobierno canadiense se logró materializar el impulso necesario para restituir los derechos de los 2 mil habitantes que carecían de un servicio tan fundamental como la energía.

Para dar una idea de la magnitud de esta obra es necesario señalar que conllevó la construcción de casi 27 kilómetros de red eléctrica y la inversión de aproximadamente 13 millones de córdobas.

El mejor regalo navideño

Por esta razón, sus habitantes aseguran que los ánimos y la sensación de felicidad han aflorado en lo más hondo de sus corazones, sobre todo porque la electricidad les llega en un momento muy especial: en vísperas de la época navideña.

“Me siento muy alegre por cómo vamos a pasar la Navidad”, manifiesta Carmelina Obando Cardoza.

Esta señora subraya que para iluminarse cuando no había gas para encender el candil, tenían que recurrir a las candelas o las astillas de ocote. Explica que esa situación mejoró cuando adquirieron un panel solar, pero este no era suficiente para iluminar toda la casa, de tal manera que nunca se dejó de usar el candil, la candela y el ocote.

“Ahora estamos más alegres, gracias a Dios y al Gobierno que nos está ayudando”, expresó Obando.

Los totumbleños aseguran que era muy difícil vivir sin el servicio eléctrico, pero que siempre albergaron la esperanza de que algún día alguien se fijara en esta gran necesidad.

“Ahora sí se cumplió nuestro sueño porque ahora sí la tenemos”, indica Julio César Rayo Gutiérrez, quien destaca que este cambio repercutirá significativamente en la calidad de vida de cada una de las familias de Totumbla.

Mejores oportunidades de estudio

Los niños y jóvenes figuran entre los principales beneficiados con este proyecto, pues además de recrearse sanamente viendo tele o escuchando música también pueden estudiar con mucha más tranquilidad.

“Antes estudiábamos solo de día. Ahora pasamos estudiando hasta las 8 o 9 de la noche”, manifiesta la jovencita Amparo del Carmen Rayo, de 14 años de edad y estudiante de primer año de secundaria.

Van con las comunidades más alejadas

El Presidente Ejecutivo de Enatrel, Salvador Mansell, subraya que tras 7 años ejecutando proyectos en distintas regiones del país, ahora la gran prioridad del Gobierno Sandinista es llevar la electricidad a los lugares más alejados.

“La mayor parte de las comunidades que estamos electrificando a nivel nacional son viviendas y comunidades como Totumbla”, expresa.

Mansell destaca que en los últimos años el departamento de Matagalpa pasó de un 35% a un 65% de electrificación, sin embargo, para dar un ejemplo del impacto del trabajo que está emprendiendo el Gobierno Sandinista es importante subrayar que entre el 2015 y el 2016 se restituirá este derecho a 1 mil 400 comunidades. Con esto se estaría llegando a un 90% de electrificación a nivel nacional.