Médicos, auxiliares y enfermeros nicaragüenses concluyeron la capacitación brindadas por especialistas cubanos que arribaron al país hace unas semanas, con el objetivo de ofrecer los conocimientos necesarios para estar preparados ante un posible caso de ébola en Nicaragua.

360 voluntarios a nivel nacional están altamente preparados para atender a posibles pacientes. Estos prestarán servicio en el Hospital Separado, acondicionado para recibir a personas que presenten cuadros que indiquen que se está ante un caso de ébola.

Hasta el momento se han capacitado a nivel nacional 14,881 compañeros, se han instalados 7cámaras térmicas y 200 censores de temperatura en diferentes en puntos estratégicos puestos fronterizos y aeropuerto.

“Se ha constituido un hospital de características infecciosas denominado Hospital Separado. El hospital está listo, ya tenemos los recursos, ya tenemos la funcionabilidad. Contamos con la voluntad de los compañeros tanto del ejército como de los trabajadores de la salud de las diferentes áreas para constituir la plantilla de recursos”, explicó Kenia Grillo, del equipo de dirección del Hospital Separado.

“Hemos trabajado con los compañeros cubanos y ya estamos listos y preparados ante una eventual entrada de un paciente que provenga de otro país con ébola”.

La compañera Sonia Castro, Ministra de Salud, destacó que “esta jornada se hizo en un mes completo de capacitación. Ahora tienen capacidades de preparación que las vamos a centralizar y puntualizar en los próximos días con el objetivo de perfeccionar esa preparación y juntarnos como equipo”.

Sobre el objetivo de la capacitación, el doctor El doctor Amancio Martínez, especialista de higiene y epidemiología, mencionó que es para “formar más personas que sepan lo que es el ébola, cómo tratar de evitarlo y así como proteger a nuestra población”.
Una de las habilidades aprendidas consiste en el manejo adecuado de la vestimenta, como son los trajes de bioseguridad para evitar contagios.

“Nosotros hemos visto desde el primer momento que llegamos acá que los compañeros nicaragüenses están bien preparados y lo que hemos hecho es compartir tanto su sabiduría como la muestra”.

El enfermero Gabriel Serrano, indicó estar preparado para brindar atención segura a pacientes que respondan al virus del ébola.

“Nuestros hermanos cubanos nos han preparado para hacerle frente a esta enfermedad. Las medidas de seguridad y los medios de protección los debemos usar correctamente para evitar cualquier contagio y así ayudar a nuestros hermanos nicaragüenses”, concluyó.