Hace pocos días el Comandante Daniel Ortega Saavedra Presidente de todos los nicaragüenses, por la gracia de Dios cumplió un año más de vida. En este contexto deseo recordar y reflexionar en torno a la declaración que encabeza este artículo , la misma fue dicha por el Comandante Daniel varios años atrás en una tarde en la Plaza de la Fe, después de regresar de un chequeo médico y de conocer de una serie de especulaciones de sectores de la derecha quienes con alegría afirmaban que él estaba grabe, que le quedaban pocos días de vida, otros decían que ya había muerto y es que al Comandante Daniel lo han dado por muerto varias veces – incluso hasta han celebrado su muerte- fue entonces que en ese mensaje al pueblo, con la confianza puesta en el Ser Supremo, el Comandante exclamo: “Habrá Daniel hasta que Dios quiera” .

Dicha declaración además de ser coherente con la voluntad soberana de Dios “de mis manos nadie los arrebatara” (San Juan 10: 28) refleja la convicción de que su vida está en las manos de Dios.No hay duda que desde el vientre de su amada madre hasta el día de hoy, Dios ha protegido la vida del Presidente Daniel, ha sido Dios quien lo ha librado de tantas adversidades, de tantos momentos difíciles, dardos y saetas venenosas ( muchas de ellas invisibles) se han cruzado por su camino y Dios lo ha librado porque “ Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra: Mas a ti no llegará” ( Salmos 91:7) La providencia de Dios es inmerecida, su gracia, amor y misericordia no tiene límites y estoy seguro que el Comandante Daniel reconoce que élestá firme y de pie por la Gracia de Dios.

Hay un Decreto, Dios tiene un plan y un propósito en la vida del Presidente Daniel. Lo que sucede en Nicaragua no es obra de las circunstancias o de la casualidad, no es fruto de la audacia o la sagacidad humana. Hay un mover de la mano de Dios donde Nicaragua está llamada para bendecir a otras naciones y es para este tiempo que Dios ha llamado al Presidente a servirle a su pueblo, restituir al débil, al pobre, al necesitado y darle esperanza en un mundo mejor. Tarea y misión a la que todos deberíamos de estar avocados porque desde la lógica del reino de Dios es más importante el que sirve que el que es servido, porque además el que no vive para servir, no sirve para vivir.

Doy gracias a Dios por la vida y misión del Presidente Daniel y ruego a Dios que siga tratando con su vida. En este sentido todos los cristianos nicaragüenses debemos de oran a Dios por el Presidente Daniel. El mandato bíblico es claro “orad por los que están en eminencia” Como cristianos debemos de estar conscientes que muchas cosas buenas y positivas que se están dando en el país, también son fruto de las oraciones de los que con fe claman a Dios y en esa interacción divina así como Dios trata con la cabeza del hogar, también trata con la cabeza de una nación. Las promesas de Dios se cumplen. Dios honra a los que le honran. Que Dios nuestro Señor le dé más vida, salud y energía al Presidente Daniel para seguir dirigiendo a esta nación con sabiduría y fe en Dios.

Rvdo. Miguel Ángel Casco González
Presidente de la Coordinadora Evangélica y de la Comunidad de Fe