Expertos estadounidenses cifraron este jueves en un 53% la probabilidad de que el fenómeno del Niño se produzca a partir de diciembre, un dato que acentúa la creciente incertidumbre sobre la posibilidad de que este fenómeno se dé, tal y como está previsto.

Desde el mes de julio, el Centro de Predicciones Climáticas de la Agencia Oceánica y Atmosférica Nacional de EE.UU. (NOAA) ha rebajado en 27 puntos su pronóstico sobre El Niño para finales de 2014 y principio de 2015.

"No estamos viendo las condiciones atmosféricas que acompañan a El Niño", explicó a Efe el oficial de operaciones del servicio meteorológico de NOAA, John Dumas, quien presentó hoy las más recientes mediciones de su organización en un acto celebrado en el Aquarium of the Pacific, en Long Beach (California).

El Niño es un fenómeno atmosférico y marítimo no cíclico que responde al aumento de la temperatura del océano Pacífico en la zona ecuatorial y va acompañado de fuertes precipitaciones en las costas americanas, genera daños en la agricultura y la reducción de las capturas pesqueras.