En el marco de la celebración de los 25 años de vigencia de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, judiciales que administran la justicia penal restaurativa para adolescentes, destacaron la importancia de la promoción y defensa de estas normas, que fueron ratificadas por Nicaragua a inicios de los 90.

El doctor Sergio Martín Palacio Pérez, magistrado de la sala penal especializada en Violencia y Adolescencia, destacó la importancia de velar por los derechos de los niños, niñas y adolescentes, ya que ellos son el futuro de la nación; también resaltó los esfuerzos del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en materializar esos derechos para que no se queden en un concepto abstracto.

“A través del trabajo coordinado de instituciones del gobierno, estamos trabajando para hacer una realidad los principios y mandatos de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, para que tengan una infancia feliz, que sea su base y se desarrollen como individuos de bien para sí mismos y la sociedad”, expresó el judicial.

La justicia penal especializada para adolescentes “juega un rol importante en el cumplimiento de los mandatos de la convención, ya que nuestro Código de la Niñez y la Adolescencia establece una jurisdicción especializada para que estos no sean procesados como adultos y las leyes tengan una función además de preventiva también socioeducativa, estos son elementos que también son señalados en la Convención sobre los Derechos del Niño”.

Según Palacios es trascendental que el órgano judicial y el resto de entes estatales, en la medida que los recursos se lo permitan, trabajen sobre los factores de riesgo que pueden conducir al joven a infringir las leyes, para educarlos y que los niños, niñas y adolescentes desarrollen todo su potencial, “en esta tarea todos tenemos una cuota de responsabilidad, desde los padres, las organizaciones del estado y la sociedad”, subrayó.

La sociedad muchas veces ha visto a los niños como individuos supeditados, cuando en realidad son sujetos de derechos, tienen capacidad de consentir bajo condiciones especiales y tienen derechos a oportunidades por sobre todas las cosas.

“Un aspecto importante es el derecho a la niñez en adopción, que es promovido por el gobierno del presidente Daniel Ortega en el Código de la Familia, ya que estos también tienen derecho a tener una familia amorosa, un hogar estable que les brinde la protección debida. Este código también promueve la protección del menor cuando sus derechos están siendo violentados por sus propios padres o son expuestos a vectores de riesgo”, dijo el magistrado.

El doctor Sergio Palacio destacó la participación de las instituciones del Estado por el trabajo que se hace en las escuelas, el Ministerio de la Familia, las Comisarias de la Mujer y la Niñez, el Poder Judicial y las Promotorías Solidarias, en coordinación con organismos privados, que unen esfuerzos para que los derechos no sean solamente reconocidos, sino que también se hagan realidad.

“Hay programas para sacar a los niños de los semáforos, se está trabajando con sus padres para que no se obstaculice el derecho al estudio, porque así ellos tendrán las herramientas para ser personas de bien”, puntualizó el doctor Palacio.