Con el objetivo de dotar a Nicaragua de profesionales capaces de monitorear y estudiar los recurrentes movimientos telúricos que sacuden al país, arrancó este jueves en la Universidad Nacional Autónoma de Managua (UNAN-Managua) la especialidad en Sismología.

Wilfried Strauch, asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), institución del gobierno que coordina esta especialidad, indicó que el plan de estudios se desarrollará a lo largo de los próximos 15 meses.

Strauch señaló que Nicaragua cuenta con la red sísmica más grande de Centroamérica, sin embargo, esto requiere una mayor cantidad de personal capacitado.

Dijo que las necesidades son aún mucho mayores si se toma en cuenta que se está trabajando en una red sísmica regional y en la instalación en Nicaragua del Centro de Alerta ante Tsunamis de la Región Centroamericana.

Para los alumnos de esta especialidad, el hecho de que Nicaragua avance en la formación de más especialistas repercutirá en la capacidad de respuesta para enfrentar o prever fenómenos de este tipo.

“Es una oportunidad para acrecentar el conocimiento específico relacionado con los procesos sismológicos que vive el país”, señaló Norma Corea, para quien entre más educación haya sobre este tema también habrá mayores posibilidades de garantizar la seguridad de la ciudadanía nicaragüense.

Además del terremoto magnitud 7.3 ocurrido el pasado 13 de octubre, Nicaragua es frecuentemente afectada por sismos menores. Algunos terremotos han provocado tsunamis como el ocurrido en septiembre de 1992, cuyo saldo fueron 170 muertos y millonarias pérdidas materiales.