Este jueves se realizó en el auditorio del Arboretum Nacional un taller de capacitación acerca de las virtudes que tiene el uso del marango en términos alimentarios, agroindustriales y medicinales.

El taller fue brindado por el Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, y estuvo destinado a los jóvenes técnicos y profesionales de diferentes instituciones del Estado, priorizando aquellas que tienen más posibilidades de proyectar estos conocimientos al público nicaragüense.

El marango fue introducido en Nicaragua en la década del 20 del siglo pasado y ha sido usado principalmente como cerca viva y como árbol ornamental.

Desde entonces en las comunidades campesinas se han conocido una parte de las beneficios que aporta este pequeño árbol, sin embargo, ha sido el Gobierno del Comandante Daniel Ortega y de la Compañera Rosario Murillo, el que le ha dado un mayor impulso como parte de su lucha contra la pobreza y la seguridad alimentaria.

Carlos Marín, técnico del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, manifestó que en términos alimenticios el marango tiene grandes niveles de vitamina A, Vitamina C, Calcio y Hierro. En cuanto a su uso medicinal, este puede aliviar problemas vasculares, ceguera, Alzheimer, hepatitis y la presión alta.

Marín subrayó que incluso se ha comprobado que el aceite elaborado en base a la semilla de marango tiene mucho más nutrientes que los aceites convencionales.