El narcotráfico en el territorio ecuatoriano se está convirtiendo en una fuerte industria, declaró Vladimir León, jefe de la policía antinarcóticos de Guayas, provincia local con el mayor número de decomisos de drogas.

Las estadísticas de la Dirección Nacional Antinarcóticos del país andino indican un incremento en la actividad ilegal. El año pasado se decomisaron poco más de 26 toneladas, mientras en lo que va de este 2012 ya se alcanzan las 17,38 toneladas. Durante cada uno de estos dos últimos años se han destruido siete laboratorios de droga; otros cinco fueron localizados durante el 2010.

Esta situación, lejos de revertirse, se agudiza con más incautaciones por parte de la policía, pese a que solo representan el 21% de la droga que circula anualmente por esa nación.

Además, el Informe publicado por del Departamento de Estado estadounidense, estima un tránsito anual de 120 toneladas de cocaína por territorio ecuatoriano. El documento revela que existen organizaciones criminales a nivel internacional operando en el país.

En tanto el analista del Centro de Estudios de Guatemala, Sandino Asturias, opina que el mercado de drogas crece en Ecuador debido a la demanda que representa el mercado estadounidense y el fracaso de la línea actual para solucionar la problemática.

“La visión estadounidense que la solución al narcotráfico es militar ha fracasado estrepitosamente en México, Colombia y Ecuador. Estamos frente al fracaso de esas políticas”, afirma Asturias.

“El problema está en EE. UU., que es el mayor consumidor de drogas del mundo, y mientras haya ese mercado habrá quienes produzcan y lleven las drogas para satisfacer esa demanda, y si no se ve como un gran problema de salud pública en ese país, todos los demás serán secundarios”, añadió.

El analista considera que el combate al narcotráfico por parte de Estados Unidos, “parece que es solo un pretexto para tener tropas en diferentes países de Latinoamérica, como una política de control y expansión”.