EEUU y China sorprendieron este miércoles al informar de un “histórico” acuerdo contra el cambio climático que incluirá recortes en sus emisiones de gases de efecto invernadero, lo cual esperan sirva de ejemplo a nivel internacional.

La iniciativa, acordada por el presidente Barack Obama y su homólogo chino, Xi Jinping, constituye el primer anuncio de recorte de emisiones contaminantes por parte de China y uno más pronunciado por parte de Estados Unidos.

Obama dijo que EEUU reducirá para 2030 sus emisiones entre un 26 y un 28% con relación a los niveles de 2005, lo que supone el doble del recorte previsto entre 2005 y 2020.

China, por su parte, se comprometió a que sus niveles de emisiones alcanzarán su nivel máximo en 2030 para comenzar a reducirse, aunque no mencionó una cantidad específica, lo que sí señaló Xi es que en ese año un 20 por ciento de la energía producida en su país procederá de fuentes limpias y renovables.

Este compromiso se considera “histórico” porque EEUU y China generan más del 40% del dióxido de carbono a nivel mundial, lo cual las convierte en las naciones más contaminantes; sin embargo, China había evitado comprometerse a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Xi y Obama hicieron el anuncio durante una conferencia de prensa en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, tras dos días de reuniones en la capital china en la que han repasado todos los niveles de su relación, con el acuerdo sobre cambio climático como principal resultado tangible.

Se trata de un "acuerdo histórico", según destacó Obama, quien dijo que el objetivo estadounidense es "ambicioso pero alcanzable", además de que supone "un hito importante" en las relaciones entre Washington y Pekín.

El presidente chino destacó en su declaración que ambos países han emprendido "un nuevo modelo" para las relaciones entre potencias y celebró el nivel de entendimiento entre ambos gobiernos.

Este acuerdo sobre cambio climático, que se ha estado negociando durante meses entre ambas capitales, busca promover un pacto a nivel global ante la conferencia sobre el cambio climático que tendrá lugar en París en 2015.

"Tenemos una especial responsabilidad para liderar un esfuerzo global contra el cambio climático", subrayó Obama, quien recordó que EEUU y China son "las dos mayores economías, los mayores consumidores de energía y los mayores emisores de gases invernadero del mundo".

Para cumplir con su objetivo de producir un 20% de su energía a partir de fuentes limpias, China tendrá que aumentar entre 800 y 1,000 gigawatios su generación de energías sin emisiones, una cantidad superior a la capacidad que tienen hoy sus plantas de carbón y casi la misma capacidad de generación de energía de EEUU.

Está previsto que por la tarde Obama se reúna con el primer ministro chino, Li Keqiang, antes de dirigirse al aeropuerto para desplazarse a Birmania, segunda etapa de su gira por países de Asia y el Pacífico.