Tras intensas jornadas de abatización y fumigación en los barrios de la capital y en el resto del país, la batalla que realizan brigadistas de la salud contra el dengue y el chikungunya, se trasladó a los mercados capitalinos, tal y como ocurrió en el Mercado Oriental.

En punto de las cinco de la tarde del lunes, unos 40 brigadistas con sus maquinas fumigadoras, se adentraron a las diferentes zonas de este populoso mercado y de tramo en tramo realizaron la labor de prevención, para evitar que comerciantes y visitantes sean picados por el mosquito transmisor del dengue. En esta labora participaron los trabajadores de COMMEMA del Mercado Oriental.

La doctora Ligia Aragón de la Dirección de Epidemiología del SILAIS-Managua, informó que la batalla intensiva contra el mosquito transmisor del dengue y chikungunya seguirá en los barrios del país, pero también han dispuesto visitar los mercados por ser centros de concentración masiva de personas.

“Hoy estamos arrancando en el mercado oriental dándole esta batalla al mosquito, no dándole tregua y nada mejor que con el acompañamiento de los compañeros de COMMEMA, con los comerciantes y los compañeros que están organizados dentro del mercado, toda una fuerza para darle la batalla al mosquito”, señaló Aragón.

Recordó que mosquito transmisor del dengue y chikungunya puede reproducirse en cualquier lugar, en cualquier sitio donde exista pozas, recipientes por muy pequeños que parezcan, por tanto deben de ser eliminados.

El compañero Augusto Rivera, gerente de COMMEMA en el Mercado Oriental, informó que desde la semana pasada en coordinación con las autoridades de la Alcaldía de Managua, han realizado jornadas de limpieza y eliminación de calaches (objetos inservibles), a fin que los brigadistas de salud complementaran el esfuerzo fumigando todo el mercado.

“Hoy estamos haciendo un esfuerzo mayor que en esta oportunidad vamos con los compañeros del MINSA, los compañeros comerciantes y nosotros tiramos toda la semana con cuatro bombas que tenemos, pero ahora vamos a entrar con 26 bombas y por cada bomba van tres compañeros, estamos hablando de una fuerza de 100 compañeros que van a entrar tramo a tramo a buscar ese mosquito para erradicarlo”, señaló Rivera.

La comerciante Maura Aguirre, indicó que era bueno que se fumigue el mercado, porque eso evitará que las personas que trabajan o llegan de compra se enfermen.

El Mercado Oriental está compuesto por 30 manzanas y entre comerciantes y compradores concentra diariamente un promedio de cien mil personas, cifra que aumenta los fines de semana.