Unos 300 compañeros y compañeras de los Consejos de Desarrollo Humano de Chontales fueron capacitados para fortalecer el Modelo de Fe, Familia y Comunidad para replicarse en sus comunidades y así ayudar a brindar mayor atención a las familias nicaragüenses.

La compañera Marcia Ramírez, Ministra de la Familia, explicó que más que capacitar es aprender a ser mejores para llevar el mensaje a la población.

“Los aportes que hacen te permiten enriquecer la estrategia, el tema del Ministerio de la Familia es el de los valores familiares y la prevención de la violencia contra la familia y la mujer, entonces estamos dándoles herramientas a este grupo”.

“El mensaje es cambiar todos y cada uno de nosotros para vivir mejor, para relacionarnos mejor, la gente aporta qué hacer en la escuela, cómo trabajar mejor con los chavalos, cómo el deporte puede ser importante; es una formación fortaleciendo y rescatando valores”, concluyó la Ministra.

Por su parte, el doctor José Antonio Milán, experto en temas ambientales, indicó que la capacitación está dirigida al plan familiar de prevención ante desastres, cuyo objetivo principal es indicarle a las familias cuáles son las etapas que deben cumplir para tener su casa lista ante cualquier desastre de la naturaleza que se pueda presentar.

“El plan Familiar de Prevención ante Desastres lleva implícito el plan de medidas para la evacuación segura de la vivienda y acciones de cómo identificar cuáles son los peligros dentro de la casa y las medidas que debemos tomar para proteger la vida y la salud de nuestras familias”.

La compañera Nayiri Aragón Cantillano de Juigalpa Chontales, externó que para ella la importancia de estos encuentros radica en “que estos nos sirve para saber dar respuesta a la población y atender las necesidades de cada uno de nuestros habitantes”.

“Nuestra población está demandando esta asesoría, este seguimiento. El preparar en valores a la familia, a los niños desde el nacimiento ayuda para que sean buenos hombres y buenas mujeres, útiles y al servicio de esta nación, por lo tanto el deber de todo ser humano es estar abierto al cambio”.

José Francisco Rosales, externó que “lo fundamental con estos talleres es que los Consejos de Desarrollo Humano estamos fortalecidos con las nuevas líneas estratégicas. Nosotros los jóvenes en este nuevo proceso de cambio y de transformación estamos viviendo un cambio pleno que ahora debemos replicar”.