Calero, de 81 años, falleció esta madrugada en un hospital de Managua, aunque fuentes cercanas a la familia dijeron que se encontraba enfermo desde hace varios meses de otras dolencias.

El político fue presidente y comandante de la Contra que desarrolló una guerra brutal financiada por Estados Unidos contra el gobierno revolucionario encabezado por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Calero Portocarrero era miembro del Partido Conservador (PC) y tras el derrocamiento de Anastasio Somoza Debayle, se fue del país. En 1983 formó lo que denominó el directorio de la Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) y ese mismo año se convirtió en su presidente.

En el año de 1985 la FDN cambió de nombre para convertirse en la Contra, pasando a manejar las finanzas, pero especialmente las operaciones de compra de armas y pertrechos para la guerra criminal perpetrada contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

Dos años más tarde, Adolfo Calero rindió declaración como testigo ante el Congreso norteamericano por el escándalo Irán-Contra, en el que la CIA, vendió armas de forma ilegal en 1985 a Irán para su guerra contra Irak e introdujo drogas a territorio estadounidense.

Todo ese dinero obtenido producto de las transacciones irregulares, sirvió para que la CIA financiara la mayoría de las actividades bélicas de la contrarrevolución en Nicaragua.