El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra, envió un mensaje de solidaridad a las familias de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el municipio de Iguala, en el Estado de Guerrero, ubicado al sur de México y que de acuerdo a las autoridades mexicanas, fueron asesinados por grupos vinculados al crimen organizado y narcotráfico.

El mensaje de solidaridad hecho por el mandatario nicaragüense, fue extensivo para el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien ha dispuesto a las autoridades, ir a fondo para conocer el paradero de los 43 estudiantes que desaparecieron el pasado 26 de septiembre, tras un ataque de la policía municipal, que recibió órdenes presuntamente del alcalde José Luis Abarca Velázquez.

El mensaje a las familias de los estudiantes y al presidente Peña Nieto, lo realizó durante los actos conmemorativos del 38 aniversario del tránsito a la inmortalidad del Comandante Carlos Fonseca Amador, en el que participó la compañera Rosario Murillo, los hijos del Comandante en Jefe de la Revolución Popular Sandinista y miembros de la Juventud Sandinista, entre otros dirigentes revolucionarios.

Daniel indicó que se siente conmovido por el asesinato de los 43 estudiantes, “yo quiero expresar en nombre de nuestro pueblo, en nombre de la juventud nicaragüense, nuestra solidaridad, porque los familiares no aceptan que los muchachos estén ya muertos, como se dice, que han sido asesinados, como se dice, los siguen buscando como desaparecidos; para todas estas familias nuestra solidaridad, nuestro amor, nuestro cariño y para el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, igualmente nuestra solidaridad, en esta batalla que le toca librar al frente del pueblo mexicano”.

Añadió que a las autoridades mexicanas les toca lidiar con esa violencia terrible, que tiene sus raíces en el narcotráfico y crimen organizado, donde ambos tienen su razón de ser en el consumo de las drogas en las naciones desarrolladas.

“En tanto hay un gran mercado en los Estados Unidos de Norteamérica, un país con mucha riqueza como para pagar bien por la droga, en cuanto hay un gran mercado en los países europeos, entonces se ha venido multiplicando esta tragedia en toda Nuestramérica”, reflexionó el Comandante Daniel.

Recordó que en las agendas regionales de los países que están más cerca de los Estados Unidos, el narcotráfico y el crimen organizado es un tema primordial de la lucha de nuestros pueblos y las instituciones, porque eliminarlo o reducirlo a su mínima expresión garantiza estabilidad y seguridad en las familias.

“Vemos con dolor cómo el crimen organizado ha golpeado a pueblos hermanos, aquí mismo en Centroamérica están batallando, están batallando y donde se conocen también crímenes horrendos”, señaló.

Agregó que conoce de los esfuerzos que realizan el pueblo, Gobierno y Estado de México en la lucha contra estos dos flagelos y por eso Nicaragua no puede permanecer ajena a estos hechos “porque somos hermanos y por lo tanto somos pueblos solidarios”.

Los 43 estudiantes de magisterio mexicanos asesinados el pasado 26 de septiembre pertenecían a la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, una diminuta comunidad en Guerrero, al sur de México y uno de sus estados más pobres.

El Procurador General de la República de México, Jesús Murillo Karam, presentó vídeos de tres detenidos en los que dos de ellos relatan cómo supuestamente asesinaron a los estudiantes, luego incineraron sus cuerpos para arrojarlos en el basurero de Cocula. Sin embargo las familias desconfían de esta versión.