Treinta y ocho años se cumplen del tránsito a la inmortalidad del joven guerrillero Eduardo Contreras, quien participó en la toma a la casa de Chema Castillo, logrando con su acto la liberación de trece de sus compañeros. El claro ejemplo de amor por la patria, las ansias de contar con un país libre y la igualdad de derechos, son parte del legado que Contreras heredó en los corazones de un pueblo que hoy se alza en victoria gracias al buen Gobierno Sandinista.

El ejemplo de Contreras es seguido por muchos jóvenes y las futuras generaciones de nicaragüenses, muestra de ello son los pequeños estudiantes del Centro de Desarrollo Infantil (CDI)) Eduardo Contreras, siendo el semillero de los principios revolucionarios, solidarios y cristianos, niños que a través de la formación integral que reciben en su casa de estudios han logrado fijar su mirada en el ejemplo del joven guerrillero.

“Día a día nosotros conmemoramos la gesta heroica de nuestro compañero, sembrando en nuestra niñez el amor por nuestra patria, brindándoles educación de calidad y desarrollando una jornada de actividades en las que promovemos las artes, el deporte y compartimos un poco de la historia de nuestro joven guerrillero” manifestó Rosario Pasquier, directora del centro.

El centro de estudios se fundó en 1980, siendo un espacio en el que estudiaban los hijos de los trabajadores del Ministerio del Interior (MIN), siendo una oportunidad para las madres y padres humildes, sin embargo, la funcionalidad del centro trató de ser saboteada en los años 90 bajo los gobiernos neoliberales.

“Un 27 de Diciembre de 1980 se fundó nuestro centro de estudios, ubicándose en la casa de Chema Castillo donde Contreras ejecutó una de las tareas encomendadas por la revolución, luego sufrimos algunos inconvenientes por documentación legal, lo cual fue manipulado por el neoliberalismo de aquellos años” manifestó.

“Con la pérdida del FSLN en los años 90 pasamos situaciones difíciles pero el legado de Eduardo Contreras nos hizo indoblegables en los momentos más difíciles, por ello estamos contribuyendo cada día en la educación de nuestros niños porque son el presente y futuro de nuestro país” añadió Pasquier.

Actualmente el CDI cuenta con una matrícula de 420 niños, entre las edades de cero a seis años, quienes reciben el calor humano y cariño de las educadoras y todo el personal del centro, los que brindan una educación de calidad e integral a los chiquitines.

“Contamos con un modelo de formación integral, les enseñamos danza, cultura para prepararlos para la vida, así mismo seguimos con el modelo de inclusión desarrollado desde los años 80 con relación a los niños con capacidades diferentes, en el centro contamos con 48 niños integrados en nuestro modelo educativo” destacó.

Niñez sigue ejemplo de Contreras

Los pequeños estudiantes del CDI Eduardo Contreras con mucho entusiasmo recordaron al joven por el cual hoy Nicaragua es libre, durante un emotivo acto de conmemoración, los talentosos pequeñines declamaron poesía, tocaron la marimba, bailaron folclore y demostraron la alegría que siempre soñó Eduardo Contreras tras su permanencia en el plano terrenal.

El ejemplo del guerrillero ha sido transmitido a la niñez a través de sus educadores, quienes han mostrado a sus estudiantes el importante rol que desempeñó el comandante Marcos.

“Nuestro centro se ha caracterizado por inculcar en cada niño y niña el amor que Contreras sintió por nuestra patria, al entregar su vida para que hoy vivamos mejor, para que nuestra niñez tenga espacios donde estudiar, recrearse y ser felices. Quien da su vida por Nicaragua y por sus hermanos, es lo más grande, Eduardo Contreras se refleja en cada niño de nuestro centro y eso nos llena de satisfacción” concluyó Yamileth Useda, educadora.