"Es una lástima ver al presidente de un país cometiendo errores tras errores y creo que eso es lo que está pasando con Costa Rica", declaró hoy Halleslevens al referirse a la carretera costarricense de 160 kilómetros.

A petición de organizaciones ambientalistas, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, declaró el pasado martes una alerta amarilla en el fronterizo río San Juan, debido a los daños ambientales provocados por la obra vial costarricense.

Halleslevens, exjefe del Ejército de Nicaragua, respaldó hoy el decreto del mandatario nicaragüense y argumentó que el río San Juan podría ser más contaminado por los sedimentos que arrojaría la carretera.

La prensa costarricense ha denunciado que el camino de lastre no cuenta con planos ni estudios de impacto ambiental previos a su construcción, y que aparentemente algunas empresas contratadas pagaron comisiones ilegales a funcionarios públicos.

Por su parte, la presidenta costarricense, Laura Chinchilla, ha defendido la construcción de la carretera.

Nicaragua denunció el pasado 23 de diciembre a Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), de La Haya, al argumentar que la infraestructura vial costarricense causa graves daños medioambientales al frágil ecosistema en el río San Juan.

Por ese camino de lastre, la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ) también abrió un proceso, pero San José desconoce la jurisdicción de ese tribunal regional.