Sectores religiosos y sociales del país, destacaron como una magnífica idea, la construcción de un museo dedicado al Papa San Juan Pablo II, que en dos ocasiones visitó nuestra nación como una muestra de cariño hacia el pueblo nicaragüense.

Este jueves la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, informó que en el Paseo Xolotlán se estará instalando en las próximas semanas, un museo con las reliquias de San Juan Pablo II. De acuerdo a la compañera Rosario, en este museo la población podrá conocer el sillón que usó el Santo Padre durante su segunda visita a Nicaragua.

Igualmente estará el libro de homilías dictado por San Juan Pablo II durante su visita a Centroamérica, un medallón conmemorativo y otras reliquias del Sumo Pontífice, que tuvo un especial cariño hacia Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y hacia el pueblo nicaragüense.

Una idea muy luminosa

El museo tendrá el nombre de Juan Pablo II y estará ubicado en la Plaza de la Fe, en el paseo Xolotlán, a orillas del lago de Managua.

“Yo creo que es muy acertada, siempre he creído que la primera dama (compañera Rosario) y el Presidente (Comandante Daniel Ortega) tiene ideas muy luminosas para tratar de recoger lo que sería la cultura y la idiosincrasia del nicaragüense, rendirle tributo a Rubén Darío y rendirle tributo al Papa Juan Pablo II, es reconocer a dos grandes personajes de la historia mundial y de Nicaragua”, manifestó Monseñor Bismarck Carballo, cura párroco de la Iglesia El Espíritu Santo en la Colonia Cristian Pérez en Managua.

Agregó que en el caso del Papa Juan Pablo II, es un santo que llevamos en la sangre, porque tuvo dos visitas a Nicaragua y se identificaba mucho con las familias nicaragüenses.

“Puedo dar testimonio que las veces que he ido a Roma y he visitado donde están los restos, la tumba de Juan Pablo II, hay un ambiente de oración, de silencio, de lágrima, lo cual quiere decir que Juan Pablo ha calado mucho en el corazón de la humanidad y es hermoso que los nicaragüenses podamos tener un lugar donde rendirle tributo a San Juan Pablo II”, reflexionó Carballo al aplaudir la iniciativa de construir este museo y otras edificaciones de iglesias nacionales.

El padre Antonio Castro de la Iglesia la Merced en el barrio Larreynaga, manifestó que la decisión de construir el museo, es digna de aplaudirla y valorarla, porque refleja el cariño que el pueblo tiene hacia el Papa Juan Pablo II.

“Estuvo dos veces en Nicaragua, en momentos muy difíciles y trascendentales de la historia de este país. No solamente esta iniciativa del museo para recoger y tener en un solo espacio toda la vestimenta y todos los artículos que utilizó aquí en Managua, en Nicaragua, que sirvan como un testimonio de revivir, de rescatar la memoria histórica de esta personalidad santa, a como lo fue Juan Pablo II”, señaló Castro.

Agregó que así como en años pasados se le dio nombre de Juan Pablo II a una de las principales vías de la capital y a la misma Plaza La Fe, ahora el museo, muestra y refleja el gran amor y cercanía que tiene Nicaragua y su pueblo hacia el Santo Padre, lo que es reconocido por el Gobierno Sandinista.

Para promover la reconciliación

El subprocurador de Derechos Humanos Adolfo Jarquín Ortel, felicitó al gobierno por recoger todas las vivencias que tuvo el pueblo de Nicaragua, en la visita pastoral que realizó Juan Pablo II en las dos ocasiones.

“Juan Pablo II era uno de los Papas muy querido por Nicaragua, el pueblo lo adoraba, lo quería mucho, creía en él, inclusive en la primera vez que vino a Nicaragua (…) fue multitudinario el recibimiento de parte del pueblo, en la segundo venida lo mismo. Aquí hay muchas reliquias que recoge la santidad de este Santo Padre”, estimó Jarquín Ortel, recordando que entre las reliquias existe una bonita foto de San Juan Pablo II “donde está orando postrado a los pies de la imagen de la Sangre de Cristo”.

Agregó que con el museo se da un mensaje que este es un pueblo que quiere mucho a Juan Pablo II y que existe un gobierno cristiano, que cree en los valores de la solidaridad y un pueblo que ama a la Virgen María.

Afirmó que el museo servirá como un lugar de adoración a San Juan Pablo II, a Dios y también para seguir promoviendo la reconciliación, una prioridad del Gobierno Sandinista.

Otro que opinó sobre la construcción del museo, fue el diputado liberal Wilfredo Navarro, al calificar la decisión de contundente, porque se va a construir un museo oficial a las visitas de Juan Pablo II.

“Para mí es una felicidad como católico, como nicaragüense y como admirador de la obra del Papa Juan Pablo II ahora santo, que el gobierno le de esa otra satisfacción al pueblo de Nicaragua de hacer ese museo, que va por supuesto a tener el reconocimiento de todos los católicos”, concluyó Navarro.