Estas celebraciones son parte de las orientaciones del Comandante Daniel y de la compañera Rosario Murillo, quienes desde el gobierno hacen todos los esfuerzos necesarios para que se les sigan restituyendo sus derechos a la niñez nicaragüense.

Un ejemplo de esta alegre fiesta en celebración fue el CDI de San Judas, el cual atiende a más de 25 niños de entre 1 y 6 años.

Allí los niños pasaron una feliz mañana junto a sus maestras, gracias el nuevo espíritu orientador y educativo que impulsa el gobierno desde los primeros años de desarrollo del niño.

“Trabajar con niños es muy difícil, pero también es una gran satisfacción. Uno aprende a identificarse con ellos, a conocerlos”, aseguró Karla Siero, una de las 18 maestras del centro

En sus más de cinco años de trabajar con niños para Siero ha sido fundamental el amor hacia los niños.

“Los niños pasan todo el día aquí y por eso hacemos el papel de madres sustitutas.

Para la directora de este CDI, Ena Gutiérrez, el apoyo de los padres ha sido fundamental para el centro, ya que juntos son los responsables del correcto desarrollo de los niños.

“Nosotros somos el semillero del futuro ciudadano que va a haber en este país. No es lo mismo el niño que se educa desde la educación inicial al niño que pasa de su casa a la escuela. Vos notás una diferencias abismal” señaló Gutiérrez.

El CDI de San Judas al igual que los demás que existen en el país, se fundó en los años ochentas durante el primer período revolucionario. En los años noventas este sistema de educación inicial entró en crisis debido al abandono de los gobiernos neoliberales, de tal manera que los maestros y directores tuvieron que auxiliarse de los padres de familia para poder subsistir. El resurgimiento se dio a partir del 2007 cuando el comandante Daniel y la compañera Rosario se dieron a la tarea de ir fortaleciendo este sistema educativo a nivel nacional.