En Nicaragua el proyecto Una Computadora por Niño cuenta con el apoyo de la empresa privada, el gobierno central y diferentes organismos multilaterales, y en sus cinco años de estar funcionando ha tenido un impacto más que significativo en el mejoramiento de la calidad educativa de miles de niños y niñas.

El proyecto es coordinado por la Fundación Zamora Terán, y de acuerdo a la presidenta de esta organización, María Josefina Terán, en todo este tiempo se han beneficiado con computadoras XO a más de 32 mil estudiantes en 121 escuelas de 12 departamentos del país, incluyendo las dos regiones autónomas del Caribe y la totalidad de la Isla de Ometepe.

“La retención escolar en las escuelas beneficiadas ha mejorado hasta un 98 por ciento porque los estudiantes se vuelven protagonistas de su aprendizaje e interiorizan la importancia de la educación, fomentándose además la creatividad, las actitudes y los valores de estos muchachos”, afirmó Terán durante la inauguración del Foro Educativo “Impacto y Avances en la Integración de la Tecnología a la Educación Primaria en las comunidades de Nicaragua”, realizado en celebración del quinto aniversario del programa.

Educación es responsabilidad de todos

Cabe expresar que para el funcionamiento de iniciativas de educación como ésta el aporte de la empresa privada es fundamental.

“La educación de un país ya no solo debe ser responsabilidad de los gobiernos, el sector privado puede y debe tener una participación mucho más activa”, indicó la presidenta de la Fundación Zamora Terán.

La meta para los próximos años es llegar a cubrir con este proyecto a unos 500 mil niños nicaragüenses.

En nombre del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y de la Compañera Rosario Murillo, el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, aseguró que esta es una experiencia digna de reproducir.

“Creemos que estos esfuerzos que se realizan desde el sector privado son esfuerzos que contribuyen a una Nicaragua mejor”, expresó.

Reyes manifestó que la educación es uno de los pilares fundamentales del desarrollo del país, pues permite avanzar en una mayor productividad y calidad.

Alianza público-privada

En la celebración de este quinto aniversario estuvo presente el presidente de One Laptop Per Child, Rodrigo Arboleda, para quien es encomiable el trabajo que viene haciendo Nicaragua en la ejecución de este proyecto.

“Uno de los motivos por el cual estamos aquí y hemos traído a toda la gente que trabaja el proyecto en América Latina y en África es porque hemos visto que la fórmula de la Fundación Zamora Terán ha implementado de crear una alianza público-privada es la fórmula ganadora”, indicó.

“Esto los gobiernos solos no lo pueden hacer, el sector privado solo tampoco lo puede hacer, solamente cuando se hace la alianza entre el sector público y el sector privado, cada uno ejerciendo las labores que más saben hacer y que mejor saben hacer, es cuando este proyecto puede tener una manera rápida de poder ser implementado", dijo Arboleda señalando que lo que se quiere es que los demás países de la región imiten la manera de trabajar que ha encontrado Nicaragua.

Entre los invitados a conocer la experiencia nicaragüense estuvo el Ministro de Educación de Ruanda, Stanslaus Lwakabamba. Este aseguró que existen muchas similitudes entre Nicaragua y su país, de tal manera que esta visita busca cómo compartir experiencias en la implementación del programa.

El ministro ruandés expresó que en su país ya hay más de 200 mil niños de primaria con computadoras, y que el objetivo es ampliar esta cifra en 100 mil niños más en primaria y 100 mil más en bachillerato.

En la región latinoamericana otro buen ejemplo corresponde a Uruguay. Según Gonzalo Pérez Piaggio, coordinador del programa en este país, son 670 mil estudiantes de entre 6 a 15 años los que tienen en sus manos una computadora. Esto se ha logrado a lo largo de 7 años, y contempla toda una serie de actividades educativas donde los niños usan sus ordenadores para mejorar la calidad de su aprendizaje.