Como consecuencia del incremento de los casos de fiebre chikungunya, el Ministerio de Salud (Minsa) estará fortaleciendo el plan de lucha contra el mosquito Aedes Aegyti en los departamentos de Managua, Chinandega, León y Masaya, que de acuerdo a las autoridades epidemiológicas es donde más se han presentado personas infectadas.

El Minsa recuerda que el Aedes Aegypti es el principal responsable de la transmisión no solo del virus chikungunya sino también de la mortal enfermedad del dengue.

El doctor Carlos Sáenz, director de Vigilancia para la Salud, asegura que el plan contingente contempla desarrollar un plan barrido, el cual conlleva tres ciclos de fumigación espacial cada ocho días y tres ciclos de fumigación domiciliar cada doce días.

De la misma manera se intensificarán las jornadas de abatización con el apoyo de los Gabinetes de la Familia y las Alcaldías. Estas jornadas en vez de hacerse a lo largo de un periodo de 45 días, se hará en 15.

Igualmente en articulación con los Gabinetes de la Familia se intensificarán las acciones de eliminación de criaderos y de sensibilización ciudadana.

El doctor Saenz manifiesta que el Minsa ampliará los controles a unos 500 metros a la redonda de donde se identifique un caso sospechoso.
La idea es seguir buscando casos de personas con fiebre, historiar cada uno de ellos y también desarrollar el Plan Calache, tan vital para la eliminación de los criaderos.

De manera alterna se estarán activando las sesiones de emergencia de los equipos epidemiológicos a nivel de los Sistema Local de Atención en Salud (Silais) de cada municipio, ello con el objetivo de abordar todo lo relacionado al combate contra el mosquito transmisor.

Pacientes evolucionan favorablemente

La Directora de Prevención de Enfermedades del Minsa, doctora Martha Reyes, destaca que cada uno de los casos de fiebre chikungunya detectados ha evolucionado favorablemente.

“Prácticamente al cuarto o quinto día los pacientes ya tienen las condiciones de salud estable”, expresa la doctora.

Reyes indica que el hecho de que los pacientes hayan evolucionado muy bien se debe al trabajo de captarlos tempranamente y a la adecuada atención que se les ha brindado en las unidades de salud.

No obstante, hay que mencionar que si bien los casos detectados se encuentran en buen estado de salud, existen grupos de riesgo como las mujeres embarazadas, los niños menores de edad, los adultos mayores y las personas que tienen enfermedades crónicas.