En las elecciones intermedias de este martes, la Cámara de Representantes renovará sus 435 escaños para gobernar de enero de 2015 al mismo mes de 2017.

En estas elecciones el Partido Demócrata se enfrenta a un camino cuesta arriba si quiere volver a ser mayoría. Pero todo apunta a que los republicanos continuarán liderando en número, pues el partido del presidente en turno casi nunca obtiene ganancias en elecciones intermedias.

No obstante, de los más de 400 escaños que estarán vacantes, 17 son los más competitivos y cualquiera de las partes podría resultar vencedor, arrebatándole representaciones a su opositor.

De esos 17 lugares en los que los electores aún no definen su preferencia, actualmente los demócratas gobiernan 13: los distritos 1 y 2 de Arizona; el 7, 36 y 52 de California; 18 y 26 de Florida; 1 y 21 de Nueva York. También el distrito 3 de West Virginia, el 10 de Illinois, el 1 de New Hampshire y el 2 de Maine.

En tanto, los republicanos gobiernan solo cuatro de las representaciones que están en juego: el distrito 2 de Nebraska, el 3 de Illinois, el 6 de Colorado y el 3 en Iowa.

Pero la clave en muchos de los distritos donde ninguna tendencia ni sondeo es capaz de predecir el resultado, es el voto hispano.

Los demócratas poseen fortaleza entre los hispanos de Arizona, California, Texas, Illinois y Connecticut. Por su parte, los hispanos serán decisivos para el triunfo o la derrota de los republicanos en California, Nevada, Colorado, Texas, Florida, Indiana, Nueva York, Carolina del Norte y Nueva Jersey.

Otro de los temas importantes para las elecciones de este 4 de noviembre es el aumento de candidatos latinos, que ya se contabilizan por decenas.

Son seis los candidatos hispanos demócratas que aspiran a llegar por primera vez a la Cámara de Representantes. Entre los republicanos hay cuatro novatos, incluido el republicano Carlos Curbelo, hijo de exiliados cubanos que trata de arrebatarle su banca al demócrata Joe García en el Distrito 26 de la Florida y quien dice que, si bien "hay mucha desilusión" entre el electorado hispano, "a veces la desilusión motiva al votante". El 70% del electorado en el distrito de Curbelo es hispano.

Por su parte, el demócrata Pete Aguilar, que enfrenta al republicano Paul Chabot en el distrito 31 de California, teme que una baja participación hispana pueda perjudicar a su partido, ya que ese bloque vota mayormente por los demócratas. En su distrito los hispanos representan un tercio del electorado.

Lo mismo ocurre en el distrito 7 de Arizona, cuyo candidato demócrata es Rubén Gallego, de 34 años, un bastión demócrata en el que el 50% del electorado es hispano.

Los otros candidatos hispanos demócratas novatos son Amanda Rentería, hija de jornaleros mexicanos del Distrito 21 de California, donde enfrenta al republicano David Valadao; Roxanne "Rocky" Lara, en el Distrito 2 de Nuevo México donde trata de desbancar al republicano Steve Pearce, quien lleva cinco periodos en el Congreso; y la mexicana por nacimiento Luz Robles, quien se enfrenta al republicano en ejercicio Chris Stewart en el Distrito 2 de Utah.

Los cuatro candidatos republicanos, por su parte, forman parte de un selecto grupo de 45 figuras surgidas de "Young Guns", un programa para reclutar candidatos creado en 2008. Entre ellos se encuentra Pedro Celis, quien trata de arrebatar su banca a la demócrata Suzan DelBene en el distrito 1 del estado de Washington, piensa que su condición de mexicano puede ayudarlo en un distrito en el que solo el 4% del electorado es hispano.

Marilinda García busca reemplazar a la demócrata Annie Kuster en el en el Distrito 2 de New Hampshire, donde apenas el 3% de los residentes son latinos. Alex Mooney aspira representar al Distrito 2 de Virginia Occidental, uno de los pocos escaños en todo el país que los demócratas esperan arrebatar a los republicanos pese a que la republicana Shelley Moore Capito fue reelecta siete ocasiones hasta que en 2102 lanzó su candidatura al Senado.

Mooney presenta la postura más conservadora en el tema migratoria entre los cuatro candidatos hispanos republicanos que aspiran por primera vez llegar al Congreso.

Además de estos nueve candidatos hispanos novatos, hay 32 que buscan la reelección, 25 demócratas y siete republicanos.

La Cámara de Representantes se compone de 435 miembros que representan a los cincuenta estados. Los escaños se reparten entre los estados en función de su población, pero todos los estados tienen garantizado tener al menos un representante.

Los candidatos son elegidos por los votantes de su circunscripción conocida como Distrito Representativo. Cada estado puede delimitar sus distritos, sujeto a unos requisitos legales; como por ejemplo, los distritos deben tener una población similar.

Cada estado obtiene en la cámara una representación proporcional a su población, con derecho a un mínimo de un representante; el estado más poblado, California, tiene 53 representantes.

Los representantes son elegidos para mandatos de dos años, deben tener como edad mínima 25 años, haber sido ciudadanos durante al menos siete años y ser residentes legales del estado al que se presentan a elecciones.

Además, cinco miembros de los territorios de Puerto Rico, Guam, Samoa Americana, las Islas Vírgenes de EEUU y el Distrito de Columbia representan a sus circunscripciones electorales en la Cámara y pueden participar en debates, aunque carecen actualmente de voto.

Entre los poderes que ejerce la Cámara de Representantes figuran: Proponer legislación relativa a las asignaciones presupuestarias y la fiscalidad.

Determinar si se ha de llevar a juicio ante el Senado a un funcionario del gobierno que haya cometido delitos contra Estados Unidos.