La Ley 118 de inversión extranjera está dotada de mayor transparencia, elemento esencial para atraer capital, y en adición ofrece garantías a los inversionistas y un tratamiento fiscal como incentivos fundamentales, según una fuente oficial.

En Entrevista con Prensa Latina, el ministro del Comercio Exterior y de Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca, afirmó que esta nueva legislación aborda expresamente la voluntad del Gobierno cubano de promoverla y los objetivos de interés, que son prioridades para el desarrollo sostenible del país.

Esto la dota de mayor transparencia, elemento esencial para atraer inversión extranjera, y en adición, ofrece garantías y un tratamiento fiscal especial como incentivos fundamentales, y tal como lo previó la Ley 77, mantiene el compromiso de estabilidad en el disfrute por los inversores de los beneficios anteriormente concedidos.

Siempre afirmamos que una Ley, por buena que sea, no atrae por sí misma los recursos externos que necesitamos, comentó el Ministro, quien indicó que ello requiere de un clima propicio para la inversión, el cual comprende calidad del marco jurídico y estabilidad política y social.

También la seguridad, la infraestructura con que cuenta el país, la calidad de los servicios públicos y de la fuerza de trabajo, así como la ausencia de obstáculos administrativos y financieros.

En nuestro caso -dijo- pensamos que existe este clima favorable que he mencionado. Además, tenemos la voluntad de corregir los errores cometidos en el pasado y fortalecer la confianza de los inversionistas, a partir del seguimiento y solución de los problemas que pueden obstaculizar la operación con los negocios con inversión extranjera.

Las principales inversiones extranjeras que se han realizado en el país hasta la fecha provienen de España, Canadá, Italia, Venezuela, Francia y Reino Unido, y los sectores más estratégicos en los que se ha invertido son energía y minas, turismo, industrias alimentaria y ligera y agricultura.

Acerca de la contribución que puede aportar en ese terreno la cartera de negocios que se ha estado conformando, señaló que hay objetivos muy importantes que cumplir y que se reflejan en los proyectos incluidos en ella: exportar e insertarnos en cadenas internacionales de valor, producir más alimentos, modificar la estructura productiva del país utilizando nuevas tecnologías.

Lo anterior -añadió- previendo la transición demográfica de la nación, diversificar la matriz energética, generar empleos de calidad y encadenamientos productivos con la economía nacional, todo lo cual debe realizarse protegiendo el medio ambiente.

Es importante señalar -explicó el titular del Mincex- que la Cartera se actualizará anualmente, proceso que se inicia en el primer trimestre de caña año y concluye con su lanzamiento en la Feria Internacional de La Habana en noviembre.

Añadió que para el diseño de nuevas oportunidades de inversión, así como la concreción de negocios será necesario que los procesos de negociación y aprobación sean más rápidos y eficientes y será imprescindible también que trabajemos en la preparación de especialistas en temas económicos y jurídicos asociados a la actividad de inversión extranjera.

Estas cuestiones, unidas a la calidad en el tratamiento a la inversión extranjera, son aspectos fundamentales para el logro de los objetivos, remarcó.