Marina Cárdenas, mejor conocida en el mundo artístico como “La Gordita de Oro” fue despedida por sus amigos, familiares y colegas de este mundo terrenal con un merecido homenaje póstumo en el que se hizo alusión de la personalidad de una de las pioneras del canto popular, quien con su carisma y humildad logró ganarse el aprecio de quienes la conocieron desde sus inicios en el mundo artístico.

Además de su dedicación al canto, Cárdenas se caracterizó estar siempre del lado de la población, brindándoles su mano amiga e impulsando proyectos sociales desde la bancada sandinista en el Concejo Municipal durante el periodo de 2005 hasta 2009, donde fungió como concejal propietaria, siendo este un espacio desde donde promovió a su vez la cultura.

Gracias a la labor que realizó desde la comuna, logró adquirir el aprecio y respeto de sus compañeros, convirtiéndose en un ejemplo para muchos de los que hoy se encuentran al frente de la comuna, por ello durante una sesión solemne, el Consejo Municipal la nombró Hija Dilecta de Managua, siendo este el máximo reconocimiento otorgado por las autoridades municipales.

“Esta municipalidad se honra en reconocer el trabajo y vida de personas representantes de valores positivos a la sociedad, personas que aportan al desarrollo de la cultura, dentro del actuar y trabajar de este honorable Consejo Municipal se reconoce y hace mención honorifica por sus méritos en el ámbito musical de nuestra nación, por tanto en uso de las facultades del honorable Consejo Municipal de Managua se declara a Marina Cárdenas, Hija Dilecta de la ciudad de Managua” afirmó Enrique Armas, vice alcalde.

La gordita de oro, fue una mujer ejemplar para muchas, por ello su ejemplo perdurará en la mente y los corazones de quienes la conocieron y tuvieron la oportunidad de ver su talento, entrega y dedicación a la promoción del arte y los valores.

“Para quienes la conocimos, Marina fue una mujer que añoraba pisar un escenario para poder cantar y al final lo logró, así como logró ser una concejal de Managua y por eso estamos declarándola Hija Dilecta. Ella tenía un corazón de oro y eso le permitió alcanzar sus sueños, los que le permitieron llegar a ser un ejemplo para muchas de nosotras” destacó Daysi Torres, alcaldesa.
Los familiares de la Gordita de Oro, agradecieron el homenaje realizado por la comuna, destacando que ella siempre le gustó trabajar para ayudar a la población, logrando de esta manera ganarse el cariño del pueblo.

“Mi tía fue una artista sin precedente, con una calidad humana y artística enorme, ella siempre puso en alto el nombre de Nicaragua y ella se merece este reconociendo que hoy le hacen. Las nuevas generaciones de artistas deben aprender de ella y tenerle amor al arte, tener vocación y sobre todo tener disciplina” señaló Rafael Baltodano.

Artistas nacionales dan el último adiós a la Gordita de Oro

Tras 48 años en la palestra cultural de nuestro país, la interprete de las piezas musicales; Atrás, Sinceridad, Bum Boom, entre otros, logró ser un ejemplo para muchos jóvenes artistas que la recuerdan como una dama entregada a su profesión, la cual inició siendo una jovencita, destacándose en programas radiales y años más tarde formando parte de la Asociación de Artistas Sandinistas.

Quienes en su momento compartieron escenario con una de las mejores boleristas de nuestro país, recuerdan que su buen sentido del humor le permitió contar con la amistad y el cariño de muchos artistas nacionales, los que hoy lamentan su partida y la despiden tal y como le habría gustado a ella, con un homenaje en el Teatro Nacional Rubén Darío, donde por primera vez hizo su presentación profesional en 1983.

“Conocí a Marina en 1980 en canal Seis y ahí entablamos una estrecha relación de trabajo, gocé de su estima y había mucha simpatía en su conversación porque todo lo hacía a manera de broma, siempre satirizaba su forma de ser y por eso la vamos a recordar con mucho cariño porque su pérdida es enorme pero nos queda su música” destacó Ronald Abud, Director del Ballet Folklórico Nicaragüense.

“Le doy gracias a Dios por haberme permitido compartir escenario con la Gordita de Oro, porque me permitió conocerla no solo a nivel artístico, siendo una mujer con una vos excepcional, tuve la oportunidad a su vez de conocerla como ser humano grandioso, que apoyo las proyecciones culturales desde la Alcaldía de Managua, por lo tanto hoy tenemos un vacío en el pentagrama nacional sin embargo el mayor vacio es en nuestro corazón porque es un ser insustituible” manifestó Wálmaro Gutiérrez.

“Los artistas estamos de duelo, Marina dio mucha alegría al pueblo nicaragüense con su música y tenemos que enaltecer su legado como cantante, trabajadora de la cultura, ella desde su humildad fue muy destacada, jovial y generosa” añadió Luis Morales, Co Director del Instituto Nicaragüense de la Cultura.

Los restos mortales de Marina Cárdenas fueron sepultados en el Cementerio General, donde con mucha tristeza sus familiares y amigos le dieron el último adiós, manteniendo siempre el compromiso de llevar su recuerdo en sus corazones.