En horas de la tarde-noche de este jueves, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra sostuvo un pequeño encuentro con el Campeón Mundial de Boxeo, Randy Caballero, quien obtuviera el cinturón de las 118 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) el pasado sábado al derrotar a Stuart Hall en Mónaco.

El nuevo Campeón Mundial llegó a su encuentro con el mandatario nicaragüense acompañado de su padre Marcos Caballero, quien afirmó que han tenido una agenda muy apretada desde la victoria por decisión unánime de su hijo ante el boxeador británico en Monte Carlo y todavía no han concedido ninguna entrevista a los medios estadounidenses, dado que a su regreso de Mónaco, tras la invitación del Comandante Ortega decidieron venir a Nicaragua, su país de origen.

“No hemos hecho ninguna entrevista en Estados Unidos, venimos derechito para acá, y el teléfono suena 24 horas, (nos preguntan) donde están, cuándo vienen, […] están locos (porque) quieren ver el cinturón, en Estados Unidos no lo han visto, tienen un recibimiento para él (Randy), el pueblo, pero nos venimos para acá”, detalló Caballero.

El padre del pugilista agradeció el apoyo que han recibido del Gobierno del Comandante Daniel desde antes de que su hijo se coronara como campeón de la FIB.

El Presidente Daniel reconoció el esfuerzo desarrollado por la familia de Randy y el apoyo que le han brindado para que este joven nicaragüense se alce hoy con el cinturón de campeón fuera de Nicaragua.

“Qué bueno que se han logrado desarrollar allá (Estados Unidos), sabemos que han luchado, han trabajado muy duro allá para sostenerse, he leído bastante del trabajo que han desarrollado y al muchacho que lo han acompañado, los otros hijos también y la madre, una mujer luchadora. […] Es un orgullo este joven para Nicaragua, que ha logrado conquistar esta corona, este cinturón”, declaró Daniel.

El Presidente Ortega, a través de Caballero, aprovechó a enviar saludos al promotor de Randy, Oscar de la Hoya, a quien espera por Nicaragua nuevamente.

“Él va a venir, si ahorita le decimos, si hablamos y le decimos que venga (vendrá)”, afirmó el padre del Campeón.

Al final del encuentro, el joven boxeador le regaló al Comandante Daniel los guantes que utilizó en el combate frente al británico Hall, ambos firmados por Oscar de La Hoya, y el cinturón que lo acredita como nuevo Campeón Mundial de la FIB.