Han sido considerados faros, luminarias y hasta tesoros de la cultura del país al dejar un gran legado en el campo de la política, el arte, las letras y las revoluciones. Al paso del tiempo hoy siguen siendo recordados, mientras sus restos descansan en el ya antiguo Cementerio General de Managua.

Fundado en 1912, el Cementerio General u Occidental de Managua entre mausoleos, cruces y lápidas de mármol y granito, guarda en sus entrañas a grandes hombres y mujeres, héroes y mártires que aportaron mucho a Nicaragua en términos de desarrollo cultural, científico, político y social.

La compañera Marcia Traña Galeano, Jefa del Departamento de Patrimonio Cultural de la Alcaldía de Managua, detalló que en este camposanto descansan los restos de personalidades como el ex Presidente René Schick, el Comandante Camilo Ortega Saavedra, los revolucionarios Julio Buitrago, Nora Astorga y Óscar Turcios, el periodista Pedro Joaquín Chamorro y el doctor Fernando Vélez Paiz, entre otros no menos importantes.

La especialista explicó que tras crecer la población de Managua, producto de las migraciones de las familias de los departamentos y en el contexto del pujante auge del café, el Cementerio San Pedro de Managua se llenó totalmente, no dando espacio para más exhumaciones, por lo que el alcalde de entonces, Samuel Portocarrero, decidió construir el Cementerio Occidental, ubicado en el histórico Barrio Monseñor Lezcano.

Actualmente, son muchas las familias que visitan este camposanto, quienes además de visitar a sus deudos, no pierden la oportunidad de recorrer algunas bóvedas, lápidas y mausoleos donde reposan los restos de grandes personalidades de Nicaragua, entre ellas el Padre de la Resistencia Urbana, Julio Buitrago, quien el 15 de julio de 1969 cayó en combate, al enfrentarse a la genocida Guardia Somocista.

Marcia Traña explicó que este cementerio tiene rasgos del estilo arquitectónico del viejo Cementerio San Pedro. Muchas de las capillas, mausoleos, lápidas y pedestales donde yacen estos inmortales en la historia, aún persisten incólumes al tiempo, incorporando elementos propios del arte sacro, como la cruz, el Cristo, y los olivos.

Relató la experta en patrimonio cultural, que hasta este cementerio llegan turistas nacionales e internacionales, para visitar la tumba del Comandante Camilo Ortega Saavedra, quien fue asesinado, en plena insurrección de Monimbó, por la Guardia Somocista en 1978, antes del triunfo de la Revolución Popular Sandinista. Actualmente las familias nicaragüenses lo reconocen como ‘El Apóstol de la Unidad Sandinista’.

Durante una entrevista con El 19 Digital, Traña también recordó otras personalidades enterradas en este enorme cementerio de 36 manzanas de extensión, como Pedro Joaquín Chamorro, considerado Mártir de las Libertades Públicas, y quien fue asesinado por el régimen somocista el 10 de enero de 1978.

Pero este camposanto no solo alberga o albergó a personalidades que aportaron mucho al país, sino también que llegó a servir a personalidades polémicas y poco queridas por el pueblo nicaragüense, como fue el dictador Somoza García, quien estuvo enterrado en este cementerio de 1956, año en que fue ajusticiado por el poeta Rigoberto López Pérez, hasta 1978, cuando previo al triunfo de la Revolución Sandinista, sus familiares retiraron sus restos.

De acuerdo a la experta en patromonio cultural, no solo héroes y mártires guarda en la Paz del Señor el Cementerio Occidental de Managua, sino también grandes artistas que dejaron un invaluable legado a los nicaragüenses. Entre los artistas destaca Justo Rufino Garay, quien además de revolucionario sandinista fue un gran maestro del teatro popular; además del poeta José Cuadra Vega y el músico Víctor M. Leiva.