La Alcaldía de Managua en sesión extraordinario número 19, llevó a cabo la entrega de la orden a la excelencia deportiva “Andrés Alexis Argüello” al destacado boxeador nicaragüense Randy Caballero, quien el pasado fin de semana se coronara Campeón Mundial en las 118 libras de la Federación Internacional de Boxeo.

El homenajeado, Randy Caballero, externó su agradecimiento por todo el apoyo brindado.

“Gracias a Dios por todo, gracias a ustedes por todo, es un sueño para mí este título, aquí estoy celebrando con ustedes como lo prometí”.

La alcaldesa de Managua, compañera Daysi Torres, agradeció la presencia del púgil y le dio la bienvenida, destacando su amor por Nicaragua.

“Es un joven que lleva esa sangre de amor, de dignidad de los nicaragüenses, un digno representante de nuestra juventud, un muchacho con grandes valores no solamente en el deporte, sobretodo porque ama a su patria que es lo más hermoso que un ser humano puede tener, el sentir, saber y demostrar su amor a la patria, valores que en Randy a inculcado su familia”.

El compañero Enrique Armas, vice alcalde capitalino, externó su contento al tener a Randy en el país después de su triunfo, promesa que en semanas pasadas había hecho y que hoy hace realidad.

“Randy cumple su promesa de venir a celebrar con los nicaragüenses su coronación, aceptando una invitación especial del presiente Daniel Ortega para venir al país”.

Una pieza clave en la coronación del joven talento, es su padre el señor Marcos Caballero, quien no podía disimular su felicidad al ver triunfar a su hijo y observar el apoyo de los y las nicaragüenses.

“Ha sido un trabajo largo por años, le agradezco al presidente Daniel Ortega, a todos los medios que siempre han estado pendiente de mi hijo, y a las personas que han mandando palabras de fortaleza”.

Recordó que en Mónaco, donde se llevó a efecto la velada boxística, tuvieron dificultades para que sonara el himno nacional, pero lucharon y lograron que Caballero orgullosamente saliera con la bandera Azul y Blanco entonando las notas de “Salve a Ti Nicaragua”.

“Yo mandaba mensajes a todos diciéndoles que iba el himno, después que no, nos dijeron que el que se iba a cantar era el de Estados Unidos y dijimos que con todo respeto debía sonarse el de Nicaragua porque esa pelea era dedicada al pueblo”, finalizó Marcos.