La población del municipio de Bilwi, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN), expresó su alegría porque los vientos y lluvia de la tormenta Hanna, se debilitaron y no causaron ningún tipo de afectación en la ciudad, ni en otras comunidades.

Este martes el sol brilla con intensidad en todo el Caribe Norte, mientras los [email protected] realizan sus labores cotidianas, tanto el comercio, en el mercado y en las instituciones públicas.

“Gracias a Dios porque una vez más la tormenta se alejó de nosotros, somos bendecidos”, expresaba Remigio Hodgson pastor evangélico de la iglesia Asamblea de Dios, que con micrófono en mano y ayudado por una consola y dos parlantes, brindaba un mensaje religioso a la población que circulaba por la zona del mercado municipal.

“Tuvimos muchas llamadas del gobierno (autoridades) que nos avisó de esta tormenta que estaba cerca, muchas personas no sabían y gracias a Dios el gobierno se puso las pilas para avisarnos y que estuviéramos preparados por cualquier situación
Yamil Zapata, coordinador del SINAPRED en la RACCN, manifestó que ya se está autorizando los zarpes para que los pescadores retomen sus faenas, mientras las clases serán restablecidas para el miércoles en todos los colegios de la región.

“Podemos ver el tiempo soleado en Bilwi, también en Waspan, Prinzapolka y Rosita, decimos que gracias a Dios está vez no nos tocó sufrir los embates de esta tormenta que se alejó a otros territorios”, señaló Zapata. La tormenta Hanna se degrado a depresión tropical a eso de las siete de la noche del lunes, hasta desaparecer como fenómeno climatológico.
“Las clases mañana se reanudan, las embarcaciones puede salir a faenar y la situación está en calma, la gente está tranquila e informados ante todo, hemos estado informando de toda la evolución de esto (de la tormenta) y eso ha ayudado a mantener la calma”, agregó Zapata.

Destacan actitud de prevención

“Dios es amoroso, se apiadó de este pueblo maravilloso de Puerto Cabezas, no sucedió absolutamente nada, está soleado y parece que la mano prodigiosa de Dios desvió eso para que no hubieran tantos problemas, porque aquí se inunda”, señaló el abogado Byron Chamorro, quien destacó la actitud y los llamados a la prevención que realizaron las autoridades del Gobierno Sandinista en coordinación con el Gobierno Regional encabezado por el compañero Carlos Alemán y demás concejales del FSLN.

El ciudadano Harlam Martínez, indicó que su familia estuvo muy pendiente de la evolución de la tormenta, por tanto tomaron las medidas necesarias para impedir algún daño a los miembros de su hogar.

“Gracias al Señor no hubo tormenta, yo oraba día y noche para que Dios nos diera fortalecimiento y cambie este fenómeno que nos iba a atacar y por la gracia de él nos ha salvado. Tomamos precauciones para recibir la tormenta, pero gracias a Dios no paso nada”, comentó Martínez.

La señora Kenia Queen González, iba con sus tres hijos caminando cerca del Parque Central, comentando que la población de Bilwi tiene experiencia en este tipo de tormentas, pero que era necesario tomar las medidas de precaución necesarias.

“Estamos bien aquí en Puerto Caribe, todo vuelve a la normalidad”, expresó mientras su hija Masiel, que cursa el primer año en el colegio Niño Jesús, reveló que en su centro escolar recibe constantemente orientaciones en caso de huracanes o tormentas.

La comerciante Kasta María Ramírez, estaba abriendo las puertas de su pequeño negocio, cuando recordó que “siempre vivimos preparados por todo, siempre estamos amenazados y como ya pasamos un huracán, todo mundo tiene miedo y nos preparamos porque las autoridades avisan con tiempo”.