Los padres, madres y familiares de los mineros que están desaparecidos en el cerro El Comal en Bonanza, recibieron Viviendas Dignas por parte de las autoridades del Gobierno Sandinista, que de esta manera sigue acompañando a las familias que se vieron afectadas por la tragedia del 28 de agosto, en la que siete trabajadores se vieron soterrados por un deslave, mientras otros 22 compañeros fueron rescatados con vida milagrosamente.

En la actividad participaron las autoridades municipales, los delegados del FSLN, los familiares de los mineros que fueron rescatados con vida, así como los que se encuentran desaparecidos en el interior de esa mina, que por disposiciones de las autoridades está clausurada. También asistieron tres compañeros de la Unidad de Búsqueda y Rescate (UBR) de la Dirección General de Bomberos.

En total fueron tres las viviendas entregadas en Bonanza, otras dos se entregaron a familiares en Tipitapa y Managua, Wabul y San Isidro, una comunidad cercana a la mina antes mencionada. El alcalde Alexander Alvarado, anunció que se construirán 22 viviendas para los mineros que lograron ser rescatados con vida.

Brigido Méndez, padre del joven Jairo Méndez, uno de los desaparecidos en la Mina El Comal, asegura que los días han sido muy duros, sobre todo por la ausencia de su hijo, pero están confiados en Dios para soportar cualquier prueba.

“No tenemos cómo pagarle al presidente Daniel Ortega, porque donde trabajamos no tuvimos ningún apoyo, ni tenemos, de momento vino alguien a decirnos que nos iba a construir”, dijo Méndez, mientras su esposa lloraba recordando a su hijo que estaba pronto a cumplir 20 años de vida.

Doña Victorina Pérez López, madre de José Amador Pérez, que está desaparecido en el Cerro el Comal, dijo que su hijo tenía 8 años de laborar como minero y siempre le aseguró que le iba a construir su casa.

“Me siento tranquila, mi hijo me decía que me iba a hacer una casa para que nos fuéramos a vivir los dos, aunque la tristeza nunca se termina, es una herida incurable, mi hijo tenia siete años trabajar en la mina, pero ahora tengo mi casa, se lo agradezco al Gobierno Sandinista”, señaló doña Victorina.

Domingo Barrera, padre del minero Juan Carlos Barrera, que tenía 5 años de trabajar en la mina, y aunque sus últimos días han sido de tristeza, ahora “le doy gracias a Dios porque el gobierno se ha acordado de nosotros, gracias a Dios porque ahora tenemos nuestra casita”.

En la actividad participaron 3 miembros de la UBR, liderados por el comandante Javier Amaya, quien señaló que lo primordial es la preocupación que ha tenido el gobierno por la seguridad.

“Creo que solo con un gobierno presidido por el comandante Daniel, es capaz de llegar al pueblo, preocupándose por el bienestar de cada uno. Lamentablemente hubieron 7 compañeros que no pudimos rescatar, sin embargo el acompañamiento que se le está dando a las familias, darles una vivienda es digno de admirar”, señaló Amaya, quien fue acompañado por el teniente Luis Eliseo González y el sargento Rolando Melgara.

Arnoldo Rivera, dirigente de los trabajadores mineros, agradeció al gobierno sandinista, por las atenciones que han estado recibiendo más de 600 compañeros que laboran en las minas, pues se está dotando de paquetes de alimentos y atención médica y psicológica.

“Esta condecoración que me entregó el comandante Daniel Ortega, no es solo mía, es todos mis compañeros que trabajamos en la mina, es para esos hombres que están soterrados en la mina y les quiero dedicar un minuto de silencio”, indicó Rivera, al recordar el reconocimiento que le hizo el Presidente-Comandante Daniel en los actos del 35 aniversario del Ministerio de Gobernación, en el que se entregó la medalla al valor Pedro Arauz Palacios.