El gobierno sandinista le ha marcado un gol de oro a la ignorancia de las administraciones “chamorroalemanbolañistas”; ha noqueado en el primer asalto a los neoliberales que no daban un peso para promover el talento y ha dejado tendido en el terreno a los rojos-sin-mancha que no creyeron en el potencial de la juventud.

George Orwell, un opositor al imperialismo británico de mediados del siglo 20, dijo alguna vez que "el deporte tomado en serio es como la guerra pero sin tiros". Y efectivamente lo es.

Y en Nicaragua hay miles de soldados que aprovechan las posibilidades que provee la administración sandinista para demostrar su talento, competir, sudar, gritar, vitorear a sus equipos y hasta ganarse la vida.

La revolución comprende muchos factores muy visibles como la potenciación del deporte como herramienta social y como formador de personas; así como la indispensable proteína que es la recreación. Y por eso es que los espacios para cultivar el amor a la competencia sana siguen construyéndose.

Román “Chocolate” González es hoy la evidencia más clara del ímpetu del deportista nicaragüense. Se trata de un referente del boxeo a nivel mundial que nació en un barrio humilde de Managua y que cosechó éxitos dentro del desarrollo que impulsa el gobierno para afinar el talento pinolero.

Recientemente en una programa de la cadena ESPN, “Chocolate” fue cuestionado sobre su sueño de convertirse en el primer nicaragüense con cuatro títulos en el boxeo mundial; a lo que contestó: "No es solo eso, yo sé que las cosas vienen por Dios, pero para mí sería más importante aprovechar esto que Dios me ha regalado, espero que algún día pueda llegar al Salón de la Fama, pero también que así como yo vi en mi ídolo Alexis Argüello, que yo pueda ser un ejemplo para muchas personas que quieran salir adelante, eso sería una bendición grande".

Se trata de un nicaragüense que ansía ser un ejemplo para las futuras estrellas. Y seguramente lo es. Además es un personaje que confía en lo que se hace acá; llevando siempre la bandera del FSLN a sus combates. Lo hace con orgullo y porque cree en que se dan pasos en la dirección correcta. La más acertada para sacar a flote las cualidades del nicaragüense.

Y es que en Nicaragua gobierna un presidente aficionado de los deportes. Como lo relata Levi Luna, cronista deportivo: “Tenemos un presidente que cree en el talento nato de los deportistas, desde que son niños hasta que son adultos”.

Para Luna; el deporte en nuestro país es una prioridad. “Se trata de un efecto multiplicador que ha producido más eventos nacionales que no se habían visto. Además que nuestras selecciones nacionales tienen mayor presencia en el exterior. El nicaragüense se está viendo más afuera y en disciplinas rescatadas por el gobierno.”

La construcción de parques es parte de la estrategia. Acá entra el esfuerzo por sacar de las drogas y la delincuencia a miles de jóvenes que han encontrado un sentido en la competencia. Es ganar un primer lugar o perderlo; prepararse y volver a competir. El parque “Luis Alfonso Velásquez Flores” es un ejemplo nítido del interés por favorecer a la recreación y darle un respiro a la sociedad.

El campeonato nacional de beisbol “Comandante Germán Pomares” también es señal de progreso. Un cónclave para todos los departamentos del país; un semillero que descubre y desarrolla talento partido tras partidos. Una modalidad que se aplica también en el boxeo.

Veremos más campeones mundiales muy pronto. Además que la cooperación internacional está decidida a aportar más recursos como la millonaria inversión de China Taiwán para construir un nuevo estadio nacional en los próximos meses.

Los deportes extremos igualmente empiezan a mostrarse más. Se están habilitando parques para que las patinetas y bicicletas pongan a prueba la resistencia y habilidades de los jóvenes que confían en que esos espacios sigan creciendo de la mano con el movimiento deportivo “Alexis Argüello” que organiza actividades en todo el país.

Se avecina una revolución también en el futbol, con un gobierno que poco a poco empieza a invertir más. Tendremos pronto mejor competencia en los equipos nacionales que seguramente se destacarán primero en la región centroamericana para luego explotar en Mesoamérica. Es por ello que la modernización de las instalaciones para este deporte se están facilitando regularmente; por ejemplo, el estadio de Estelí.

Es que el deporte llena varias necesidades para el crecimiento personal. Se logra la adaptación de un joven a un grupo distinto de su familia; haciendo uso de las prácticas de la convivencia. Asimismo enarbola el compromiso de un sujeto en la sociedad; haciéndola evolucionar y junto con ello a su nación. Y los beneficios para la salud son incontables pues la ejercitación es vida.

Definitivamente el deporte es un apartado prioritario para el gobierno sandinista. Está en el Plan Nacional de Desarrollo Humano que fomenta las capacidades del nicaragüense desde todos los ángulos como gran meta para el futuro.

Un 19 de julio el Comandante Daniel Ortega dijo: “Quien tenga ojos, que vea”; y nuestros atletas jamás habían tenido la vista tan afinada.

Erick Ruiz José
@ErickTN8