Los controles a los pasajeros a su llegada a los aeropuertos podrían tener un "efecto limitado" a la hora de frenar la propagación del ébola pero si aporta algo a los controles de salida de los países afectados es una decisión que corresponde a los gobiernos, ha afirmado este jueves la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consejo del Comité de Emergencia de la OMS se produce un día después de que Estados Unidos anunciara que los viajeros de los tres países de África Occidental más afectados por la epidemia deberán volar a uno de los cinco mayores aeropuertos del país para hacer un mayor control del virus.

"Los controles de entrada podrían tener un efecto limitado a la hora de reducir la propagación internacional cuando se añade a los controles de salida y sus ventajas e inconvenientes deberían ser considerados cuidadosamente", ha señalado el comité en un comunicado.

Los pasajeros ya están siendo controlados a su salida de Liberia, Sierra Leona y Guinea, una medida que es crítica a la hora de reducir la exportación del virus, según el Comité de Emergencia.

El comité de expertos, que se reúne virtualmente para asesorar a la directora general de la OMS, Margaret Chan, ha afirmado que algunos países han introducido controles de entrada y deberían compartir sus experiencias y las lecciones aprendidas.

Los países deberían ser conscientes de que los controles de los pasajeros que llegan ayudan a sensibilizar a las personas del riesgo de la enfermedad, pero "las demandas de recursos podrían ser significativas", incluso si solo se hace una control selectivo.

CANCELACIÓN DE EVENTOS

El comité también ha señalado que algunos países sin casos de ébola han cancelado encuentros internacionales y grandes concentraciones, algo que ellos no recomiendan. Si admite, sin embargo, que tales decisiones son complejas y deberían tomarse caso por caso y en base al riesgo.

Los participantes y las delegaciones de países con ébola no deberían ser objeto de una prohibición general para acudir a citas en el extranjero, si bien el país anfitrión debería decidir caso por caso, añaden.

Varios países, entre ellos Haití, República Dominicana, Colombia, Jamaica y Corea del Norte, han restringido las entradas de viajeros en cierto grado, aunque el comité ha dicho que no debería haber una prohibición ha dicho que no debería haber una prohibición general sobre los viajes o el comercio internacional. Este jueves ha reiterado este consejo.

"Una prohibición general de viaje probablemente provocará problemas económicos y podría consecuentemente incrementar la migración descontrolada de personas de los países afectados, elevando el riesgo de la propagación internacional del ébola", ha advertido.

"El Comité subraya la importancia de normalizar los viajes aéreos y el movimiento de barcos, incluida la manipulación de carga y bienes, desde y hacia las zonas afectadas, para reducir el aislamiento y los problemas económicos de los países afectados", remacha el comunicado.