El ingeniero Telémaco Talavera, miembro de la Comisión Desarrolladora del Gran Canal Interoceánico, manifestó que la “investigación de personas y familias, objetos materiales de terrenos, beneficiados directamente por la construcción del Canal” tiene la lógica de que todos aquellos que estén o no sobre la ruta aprobada, ganen una mejor calidad de vida.

Se refirió que efectivamente el censo en el que participaron 128 jóvenes del Changjiang Institute of Survey, Planning, Design and Research Co., Ltd. (CISPDR), y más de 200 funcionarios trabajadores de la PGR, DGI, INETER, Policía y Ejército de Nicaragua, terminó con muy buenos resultados y que la población en todo momento apoyo a los diferentes equipos que recorrieron las propiedades.

“Los pasos se están desarrollando en la forma y en el tiempo que estaban previstos, habíamos dicho que el censo concluía el 15 de octubre, efectivamente así concluyó y participaron más de 400 personas, entre especialistas del más alto nivel de China y talentosos jóvenes y personal nicaragüense”.

Destacó que el pueblo en cada territorio demostró esa hospitalidad que caracteriza al nicaragüense, la convicción y la esperanza de que este proyecto, será una realidad en un futuro cercano para generar empleo, erradicar la pobreza e incluso para mejorar las condiciones ambientales y nuestros ecosistemas.

Todos seremos ganadores

Detalló que se censaron cerca de 7 mil familias, unas 29 mil personas, un millón 500 mil kilómetros cuadrados y unos 880 mil metros de construcción “con rigor técnico”.

Talavera recordó que el censo no fue para discutir precios, sino para tomar los datos técnicos, científicos y demográficos que permitirán sentarse con cada familia, caso a caso y con el compromiso claro y transparente del gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, del Grupo HKND “del que este en la ruta y el que no esté en la ruta todo mundo sea ganador, como todo el pueblo de Nicaragua será ganador de esta gran obra de transformación, económica, social y humana”.

Estudios en etapa final

Indicó que los estudios de impacto ambiental y social están en su etapa final, al igual que los estudios de factibilidad financiera comercial y el diseño de la obra “están avanzando en base a los tiempos establecidos y con amplísima participación de la gente y con mucho compromiso y con mucha decisión”.

Afirmó que el espíritu del censo era tener información clara “porque no se puede discutir una indemnización de una propiedad, sin tener la información de la propiedad”.

Añadió que si alguien va a comprar o vender una casa, el precio depende de la ubicación y de las medidas del terreno y o de la casa, cuantos cuartos tiene, de qué material está hecha. En caso del que va a comprar la propiedad, tiene que saber dónde está la propiedad, cuál es el área, si tiene potreros, árboles o mejoras como corrales, mangas, pozos o ríos, para poder hacer una discusión objetiva.

“Eso es lo que se estaba haciendo, la información concreta en el terreno para hacer una discusión objetiva, transparente y basada en información concreta”, indicó Talavera al referirse a los objetivos del censo finalizado hace un par de semanas.

El censo se realizó en un periodo de 60 días, tiempo que las familias que se visitaron en todo momento recibieron con mucho entusiasmo y esperanza de un futuro mejor, a los diferentes equipos técnicos que realizaron las evaluaciones en comunidades urbanas y rurales en Rivas, así como en zonas de difíciles acceso en la Región Autónoma del Atlántico Sur.