Los esfuerzos por controlar la propagación del ébola deben ser corregidos, y Rusia tiene sus propias propuestas en este ámbito, declaró hoy el jefe del grupo de epidemiólogos rusos del organismo de protección del consumidor (Rospotrebnadzor), Valentín Safronov.

"Los esfuerzos para el control de la propagación del virus necesitan ser corregidos y Rusia tiene varias propuestas al respecto", dijo.

Safronov subrayó que de momento es difícil dar una fecha para el control de la epidemia. Sin embargo, hay factores que influirán en la duración del brote.

Señaló que todo dependerá de las acciones conjuntas de Guinea y la ONU que, a su vez, trabaja para coordinar los esfuerzos conjuntos en la lucha contra el ébola en toda África Occidental.

"Es un paso crucial, que será importante tanto para los países de África Occidental y para el mundo entero", apuntó el epidemiólogo.

Anteriormente, Safronov se reunió con el presidente de Guinea, Alpha Condé, que a su vez agradeció a los especialistas rusos por su ayuda en la lucha contra el ébola y expresó su esperanza de que Rusia continúe prestando asistencia para combatir el virus.

Desde el 22 de agosto en la capital de Guinea, Conakry, trabaja un grupo de especialistas rusos de Rospotrebnadzor compuesto por virólogos, epidemiólogos y microbiólogos que elaboran los métodos de diagnosticar el virus.

Su misión es proporcionar ayuda humanitaria y diagnóstica a la población afectada, así como proteger a los ciudadanos rusos en Guinea, uno de los epicentros del brote del ébola.

La epidemia de ébola en África Occidental se originó en el sur de Guinea en diciembre de 2013 para luego esparcirse por Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Senegal. Se registraron también los primeros casos de contagio, algunos letales, en Europa y EEUU.

Según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el actual brote del ébola ya se ha llevado más de 4.500 vidas entre un total de 9.814 casos detectados.