Estados Unidos reconoció y valoró el "significativo" aporte de Cuba en la lucha contra el ébola en África Occidental, aunque evitó responder a la oferta del expresidente cubano, Fidel Castro, de colaborar con su país para combatir la enfermedad.

"Reconocemos y apreciamos esta contribución (de Cuba)", dijo la portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, en su conferencia de prensa diaria.

"El hecho de que un país tan pequeño esté proporcionando tantos recursos -más que muchos otros países, francamente- supone una contribución significativa", añadió Harf.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció el lunes que otras dos brigadas sanitarias de la isla partirán mañana martes, 21 de octubre, con destino a Liberia y Guinea Conakri para colaborar en la lucha contra el ébola.

Harf recordó que el pasado viernes, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, celebró la aportación de Cuba a la lucha contra la epidemia.

"Ya estamos viendo a países grandes y pequeños contribuir de forma impresionante a la primera línea (de combate al ébola). Cuba, un país de solo 11 millones de personas, ha enviado 165 profesionales, y planea enviar casi 300 más", dijo Kerry durante un discurso centrado en la respuesta al ébola el viernes.

No obstante, Harf evitó dar una respuesta a la oferta de Fidel Castro para colaborar con EE.UU. en la lucha contra el ébola.

"Gustosamente cooperaremos con el personal norteamericano en esa tarea", escribió este sábado el líder cubano en un artículo titulado "La hora del deber".

Harf no descartó la posibilidad de una conversación al respecto entre Estados Unidos y Cuba, que carecen de relaciones diplomáticas desde hace más de medio siglo, pero dijo desconocer si el Gobierno estadounidense está abierto a ello y pidió tiempo para consultar con los expertos en el tema en el Departamento de Estado.

"No tengo un análisis sobre cómo podríamos tener conversaciones con ellos (los cubanos) en el futuro", señaló Harf, y recordó que Estados Unidos y Cuba mantienen conversaciones sobre temas como la migración y el correo postal.

La organización Cuba Now, que aboga por una flexibilización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, criticó poco después la "falta de claridad" en la respuesta del Departamento de Estado a la oferta de Castro.

"Con el creciente miedo al ébola en casa, Estados Unidos sería muy miope si no deja a un lado sus diferencias y da la bienvenida a Cuba como un aliado contra esta crisis de salud pública", afirmó el director ejecutivo de Cuba Now, Ric Herrero, en un comunicado.

También el periódico estadounidense The New York Times alabó el lunes en un editorial la "enorme contribución" de Cuba a la lucha contra el ébola y defendió la necesidad de que Estados Unidos colabore con las autoridades cubanas en ese esfuerzo.

El diario neoyorquino respaldó así el llamamiento hecho por Castro, al considerar que "tiene toda la razón" al argumentar "que Estados Unidos y Cuba deben poner a un lado sus diferencias, así sea temporalmente, para combatir una amenaza global".