Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano reiteró el llamado a las familias nicaragüenses a acatar las orientaciones brindadas por las autoridades de prevención y continuar tomando las medidas necesarias para preservar su bien más preciado, la vida y poner a salvo a sus seres queridos de cara a prevenir situaciones que se puedan presentar.

“Hemos sentido el dolor todos con la muerte de estas nueve personas, que un muro bien hecho o mal hecho sin embargo se vino sobre estas casitas, a veces será imprudencia dicen algunos, pero creo que de todas las cosas negativas nosotros podemos aprender”, declaró el alto prelado de la Iglesia Católica.

Brenes destacó las medidas tomadas por el Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo en búsqueda de llevar a buen resguardo a las familias que habitan en los puntos críticos de la capital.

“He escuchado a doña Rosario decir que a partir de hoy no se va a permitir que nadie se pueda colocar en aquellos lugares que son vulnerables para un desastre y creo que esto es un clamor, yo lo decía un día de estos, ojala porque a veces uno hace un muro un poquito más arriba y queda un espacio y alguien se va a poner ahí, y si el muro se hizo un poquito más allá es porque había peligro, porque la Alcaldía había dicho… casualmente me comentaba uno de mis sacerdotes que la Alcaldía le dijo haga este muro cinco metros más para adentro, él lo hizo pero en los cinco metros más adentro se fueron a ubicar unas personas y la Alcaldía había dicho que ese era un lugar vulnerable, por lo tanto el muro era peligroso”, comentó Su Eminencia.

El Cardenal Brenes recordó que el pueblo de Nicaragua es un pueblo que ha tenido experiencias difíciles, sin embargo es un pueblo de esperanza y que no decae y que a pesar de las tragedias ocurridas en las últimas semanas siempre hay participación y están tratando de ayudar a los demás para salir adelante y sobreponerse a las diferentes situaciones.

“Así que creo que la medida está bien positiva y ojala que todos los ciudadanos puedan acogerla como positiva, no negativa, que no digan es que no nos quieren dar lugar. Es que la vida humana tenemos que conservarla, las cosas materiales se pueden reponer, […] es muy triste, que lastima esas nueve personas humildes, sencillas, trabajadoras, pero siempre son vidas humanas y ahora queda una familia en el dolor”, señaló.

Brenes insistió en la importancia de que las familias tomen conciencia sobre estas situaciones y que acaten las orientaciones de las autoridades, que no osen cruzarse calles, ríos y cauces que pueden representar peligro para ellos.

“Así que mi exhortación es que tengamos mucho cuidado y por otro lado que podamos atender las orientaciones que las dependencias propias de prevención de desastres nos están dando a todos nosotros”, apuntó.