Un fuerte aguacero que cayó la tarde-noche de este jueves en Managua, causó severos daños en la ciudad, entre los que se cuentan casas anegadas, calles destruidas y cauces rebasados.

En el sector de Río Seco, de la Colonia Nicarao, la fuerte lluvia afectó 300 metros lineales de adoquinado en la calle principal, los que fueron arrancados por la corriente, dejando una zanja intransitable sobre la calle.

Los vecinos relatan que durante la lluvia las familias no pudieron salir de sus viviendas por temor a ser arrastrados por las corrientes.

Explicaron que afortunadamente no hubo víctimas humanas, aunque mencionaron que varios vehículos estacionados sobre la calle fueron arrastrados por la corriente.

Cristina Reyes, vecina del lugar, dijo que el agua se metió en algunas viviendas sin causar daños severos, pero el daño más severo fue ocasionado en la calle principal.

“En ese momento no salimos de la casas porque la corriente podía arrastrar a cualquier persona o niño. Parecían olas de mar”, dijo asombrada Cristina.

Luis Larios, del Gabinete de la Familia en la Colonia Nicarao, dijo que inmediatamente pasó la lluvia, la comunidad organizada en el gabinete se hizo presente a la zona para darles el acompañamiento solidario a las familias que fueron afectadas por el aguacero.

“Aquí gracias a Dios no hubo víctimas que lamentar, lo único que vemos es el socavamiento de la calle que dejó sin entrada o salida de los vehículos de los vecinos que viven aquí”, explicó.

Julio Escobar, quien habita desde hace 50 años en el sector de Río Seco, se mostró asombrado por la magnitud de los daños ocasionados por la corriente a la calle.

En el barrio La Primavera, sobre la Carretera Norte, la lluvia afectó a una decena de viviendas que están ubicadas en el borde del cauce La Primavera.

Pobladores del lugar indicaron que siempre que llueve fuertemente la corriente anega las viviendas ocasionando pérdidas a los pobladores.

Eduardo Obando, poblador de La Primavera, explicó que nuevamente el cauce de ese barrio se rebalsó, inundando todas las casas cercanas, y resaltó que los vecinos están apoyando las labores de limpieza de las viviendas afectadas.

“Aquí hay alrededor de unas 20 familias que volvieron a sufrir daños por la corriente, el cauce socavó el terreno y esto está peligroso”, indicó Obando.

Ivania Ramírez, propietaria de una vivienda afectada, indicó que su familia ha sido atendida pro el gobierno y está planificada una pronta reubicación a un lugar más seguro.

“Aquí el daño fue que se llevó todo lo que había en la casa, la corriente se nos llevó las cosas. Somos tres familias, los niños ya fueron evacuados gracias a la atención del gobierno, gracias a Dios el trabajo que nos ha indicado el Presidente se ha estado haciendo”, explicó.

Ramírez resaltó el apoyo de los gabinetes de la familia, comunidad y vida en situaciones de emergencia como las ocasionadas por las lluvias.