La compañera Yadira Meza, co-directora del Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres (SINAPRED) y José Antonio Milán, asesor científico del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER), reiteraron algunas recomendaciones dirigidas a evitar situaciones lamentables en la actual temporada de invierno y por los sismos que puedan ocurrir, tras el terremoto de 7.3 grados de magnitud acontecido la noche del pasado lunes.

Ambos funcionarios indicaron que en las actuales condiciones climáticas que afronta el país, a consecuencia de las lluvias, el modelo de Fe, Valores Cristianos, Familia y Comunidad, está funcionando principalmente para salvar vidas y para atender de forma integral a las familias nicaragüenses.

Meza indicó que las principales medidas que se deben tomar, antes, durante y después de la ocurrencia de fenómenos naturales. En caso de inundaciones, lo primero es contar con un plan de familia y de comunidad que oriente a que lugares se debe llegar al momento que un río o una quebrada se salga de su cauce normal.

“Por ejemplo las familias de Río Coco que se viven inundando cuando se dan ese tipo de alteraciones, ellos ya tienen hacia donde protegerse y generalmente hemos visto como resultado que han logrado protegerse como familia”.

Otra recomendación es limpiar los techos y los canales, revisar las condiciones físicas de las paredes de las viviendas, mantener un botiquín de primeros auxilios, alimentos no perecederos (enlatados, galletas, caramelos, agua) radio para escuchar orientaciones de las autoridades. Durante la ocurrencia de situaciones de emergencia, hay que estar vigilante al crecimiento de los ríos, cauces y dar aviso a los gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida.

Hay que alejarse de árboles, cables de alta tensión y en las emergencias hay que dirigirse a los albergues dispuestos en la comunidad. En caso de tormentas eléctricas alejarse de árboles muy altos, cerrar las puertas de las viviendas, apagar los equipos eléctricos, no permanecer al aire libre o cerros, praderas, evitar contacto con el agua por ser este un excelente conductor de energía.

Cambio climático causante de variabilidad atmosférica

El compañero Milán realizó una explicación del porque este año, Nicaragua y las otras naciones centroamericanas ha afrontado circunstancias atmosféricas variables, esto como consecuencia del cambio climático.

“Durante todo el año el clima se nos volvió impredecible totalmente, las situaciones que se nos presentaron no fueron concordantes con lo que los grandes centros de pronósticos habían establecido y eso lo podemos señalar como uno de los ejemplos de tendencia del clima futuro”, explicó el científico nicaragüense.

Agregó que cuando se habla de cambio climático, no es solamente el incremento de las temperaturas, sino la variabilidad de pasar un mismo año de condiciones de una sequia extrema a alta disponibilidad de lluvias, situación que causa más daño al país.

“Este año haciendo un breve recuento, en solo unos seis u ocho meses hemos enfrentado, hemos visto todo nuestro país las condiciones de variabilidad extrema que ha tenido nuestro clima, condiciones que hemos revisado la historia del registro histórico de nuestras estaciones y nunca se nos había presentado un fenómeno dual como este que hemos podido observar este año”, refirió Milán.

Recordó que desde mayo pasado iniciaron las condiciones que indicaban un año de sequías, producto de la instalación del fenómeno conocido como El Niño.

Posteriormente en agosto en el periodo canicular, inició un proceso de enfriamiento del océano pacifico que fue creando condiciones en el Caribe, para que comenzaran las precipitaciones ligeras.

“En septiembre continuo esa tendencia de seguir descendiendo la temperatura en el pacifico y continuo elevándose en el mar Caribe y fue mejorando el régimen de precipitaciones, no llegando alcanzar su valor histórico pero mejoró y resulta que llegamos a octubre con condiciones prácticamente normales”, explicó.

Para el científico este variabilidad del tiempo, ha permitido a los estudiosos del clima tener la oportunidad de “ganar conocimiento, ganar en organización y en experiencia, nuestro pueblo ha aprendido y han aprendido nuestras autoridades (…) estamos trabajando intensamente buscando patrones de comportamiento de estos fenómenos”.

Milán considera que es muy altamente probable que a finales de octubre termine la temporada de invierno.