El Reverendo Omar Duarte, presidente del Ministerio Ríos de Agua Viva, alabó el buen trabajo que está realizando el Gobierno Sandinista para enfrentar la emergencia provocada por el terremoto magnitud 7.3 ocurrido el día lunes en las costas del Pacífico.

Duarte aseguró que los nicaragüenses deben tener fortaleza, esperanza y fe, y siempre estar encomendados a Dios.

“Cuando uno está agarrado de las manos del Señor no hay peste, no hay tempestad, no hay terremoto, no hay maremoto que venga a dañar su vida”, señaló el pastor evangélico.

El líder espiritual subrayó que Nicaragua cuenta con un gobierno responsable, cuya mayor prioridad es la preservación de la vida.

“Es un trabajo muy bueno (el de las instituciones del Gobierno), porque siempre están informando, alertando y previniendo a la ciudadanía, y nosotros tenemos que tomar esas precauciones y todas esas medidas que se nos orientan”, aseguró.

Duarte afirmó que fue gracias a este trabajo que el terremoto del día lunes no provocó ninguna muerte entre las familias nicaragüenses.