Tras conocerse el decreto, organizaciones ambientalistas como el Foro Nacional de Reciclaje (Fonare)  y Fundación Amigos del Río (Fundar), mostraron su satisfacción, ya que ello va en correspondencia con la demanda de la población riosanjuaneña que se está viendo afectada por una obra hecha al capricho del gobierno costarricense y sin ningún estudio de impacto ambiental.

Si bien con el inicio de la temporada lluviosa, el escenario se podría tornar catastrófico, estas organizaciones ambientalistas destacan que una alerta amarilla era fundamental para que el Estado con el apoyo de las organizaciones civiles y países amigos puedan disponer de todos los recursos humanos, económicos y técnicos que se necesitan para tomar las acciones concretas para garantizar la navegabilidad del río, la estabilidad del ecosistema de la zona, y la seguridad de las poblaciones ribereñas.

“Para nosotros es un gran logro y para el pueblo del Rio San Juan tienen un alto significado porque representa uno de los hitos en la historia de la conservación de nuestro país”, señaló Norwin Torres, director ejecutivo de Fundar, quien junto a funcionarios del Fonare y medios de comunicación realizó una visita al San Juan para recoger evidencias de las afectaciones.

Torres manifestó que las organizaciones estarán solicitando asesoramiento a expertos brasileños especialistas en desastres ambientales y así apoyar los esfuerzos que estarán haciendo las instituciones estatales.

Igualmente presentarán el problema a los Sistemas Centroamericanos de Prevención de Desastres, y así lograr que toda la región se sume a la defensa y protección del río.

“La situación se va tornando un poco más peligrosa para el río, para sus aguas y su navegabilidad. Entonces eso (la alerta amarilla) va a permitir que de alguna manera estemos bajo el resguardo de un sistema de protección”, dijo Torres quien destacó que a partir de ahora habrá un comité de emergencia trabajando permanentemente en el monitoreo de ese cuerpo de agua.

Alerta reforzará trabajo local


Kamilo Lara, presidente de Fonare, y Omar Brenes, delegado del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales en Rio San Juan, subrayaron por su parte el impulso al accionar local de conlleva la alerta amarilla.

“El decreto hace referencia a todo lo que es e Gabinete, el Gabinete del Poder Ciudadano, las municipalidades, organizaciones que de una u otra manera están en función de prevenir situaciones o daños a la población”, aseguró

“La construcción de esta carretera es una condición adversa porque podría generar afectaciones directas a la vida de la población”, indicó.

Brenes, por su parte, manifestó que de manera inmediata se estarán activando los Comités Municipales de Prevención y Desastres (Comupred) del departamento, y así redefinir los planes de emergencia en consonancia “con la defensa del Río San Juan”, tal y como lo demanda el decreto.

Condiciones estaban dadas para una alerta amarilla


El experto en Derecho Internacional, Manuel Madriz, destacó que efectivamente están dadas las circunstancias para decretar una alerta amarilla, ya que esta se determina en correspondencia a factores previos a un desastre que parece inminente.

“El Estado tiene diferentes entidades que tienen que ver con esto, entonces van a venir estas entidades a hacer una valoración y van a tener el apoyo de los comités ciudadanos”, subrayó.

Nicaragua ya ha interpuesto la denuncia contra Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya. A esta le corresponderá pronunciarse y obligar a ese país a indemnizar a Nicaragua, sin embargo, de acuerdo a los expertos, Nicaragua está actuando con responsabilidad al emprender acciones de mitigación mientras se da un fallo condenatorio en contra de Costa Rica.