Su Eminencia Reverendísima Cardenal Leopoldo Brenes, pidió a los nicaragüenses mantenerse unidos, que elevemos oraciones a Dios y que estemos atentos a las recomendaciones que brinden las autoridades, ante eventuales movimientos sísmicos o inundaciones que puedan ocurrir en nuestro país.

Brenes, quien recientemente visitó El Vaticano para reunirse con el Papa Francisco y otros cardenales del mundo, recordó que Nicaragua es una nación vulnerable a los fenómenos naturales, por tanto aplaudió que el Gobierno Sandinista, las autoridades del Sistema Prevención y Atención de Desastres (SINAPRED) y las familias, se coordinaron de forma armoniosa para garantizar en primer lugar la vida.

“En primer lugar tendríamos que agradecer a Dios y a Nuestra Madre la Santísima Virgen María, que siempre nos protege, yo creo que hay experiencia de este pueblo católico que ama a Jesucristo y ama a su madre, siempre ellos nos protegen en todos los acontecimientos, porque sabemos que Nicaragua es un país muy sensible a estos acontecimientos naturalezas, hemos sufrido terremotos, hemos sufrido aluviones y casualmente en estos momentos estamos sufriendo inundaciones en la parte del atlántico y en muchos lugares del pacífico se ven inundadas”, señaló Brenes.

Indicó que tras el terremoto del pasado lunes de 7.3 grados de magnitud, debemos dar gracias a Dios que no se registraron muertes y que los daños materiales fueron menores.

Ante estas bendiciones “creo que nosotros los nicaragüenses tenemos que afianzar nuestra fe en Jesucristo”.

Añadió que ha estado al tanto de la radio y de la televisión, donde ha escuchado y visto que algunas viviendas sufrieron daños en los techos, en las paredes “pero eso se repone a la larga; pero la pérdida de una persona, no”.

“Como ciudadano quiero exhortar a todos los nicaragüenses, a mis buenos hijos católicos y a los hombres y mujeres de buena voluntad que en primer lugar podamos siempre escuchar las orientaciones de las instituciones propias de desastres nos están dando, que no podamos decir ‘esto no me va a pasar a mí’, sino que podamos verdaderamente acoger esas orientaciones, estar preparados porque los desastres no se anuncian por tanta técnica que existan, sin embargo nadie puede prevenir un temblor, nadie puede prevenir la inundación de un río de los desastres que pueda hacer”, expresó.

Evitar cruzar ríos cuando esté lloviendo

Exhortó al pueblo a mantenerse atentos y acoger con humildad las orientaciones que nos dan las diversas instituciones para la prevención de desastres, y en segundo lugar “seguir afianzando nuestra fe en Jesucristo y en nuestra madre la Santísima Virgen María que ella siempre nos va a librar de todo peligro”.

Felicitó a la población por practicar las medidas de emergencia y particularmente a las que habitan en las zonas costeras, las que desde que escucharon las sirenas de alarma ante tsunami, salieron de sus viviendas a buscar lugares seguros.

“Eso significa que ya nosotros estamos entrando en un proceso de prevención”, reconoció Brenes al destacar las atenciones que realiza la población a las orientaciones y alarmas que dictan las autoridades.

Pidió a los nicaragüenses que viven en comunidades rurales, que eviten cruzar ríos cuando esté lloviendo, porque “no sabemos cómo va por debajo y podemos lamentar perdidas humanas y creo que eso tanto el gobierno como las instituciones están tratando de prevenir, que existan menos muertos”.

Indicó que las alcaldías juegan un papel importante “y las instituciones propias ya en el lugar que estén atentos, porque yo sé que la parte central, si no les llega la información no podrán buscar las soluciones, entonces las partes locales juegan un papel en ese proceso de restablecer otra vez la calma, la tranquilidad”.