Su Excelencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Reconciliación, Paz y Justicia, reconoció este martes la prontitud con la que actuó el Gobierno liderado por el Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo, ante el terremoto de 7.3 grados que sacudió gran parte de Nicaragua la noche de este lunes.

“Es digno de reconocimiento la prontitud con que el Gobierno ha atendido esta situación y ha activado de manera inmediata el plan de emergencias para proteger, en la medida de las posibilidades, a toda la ciudadanía, evitando que puedan ocurrir mayores desgracias”, destacó el Cardenal Obando.

Su Eminencia expresó ante los Medios del Poder de las Familias y Comunidades que tras este terremoto (de 7.3 grados en la escala de Richter, y 24.2 kilómetros de profundidad), se ha unido en oración a Dios Todopoderoso, para que siempre ponga su mano protectora sobre nuestra patria, y nos libre de cualquier peligro.

“No podemos olvidar que vivimos en un país sísmico, y debemos estar atentos y vigilantes, colaborando y siguiendo las indicaciones de las autoridades competentes de manera serena, guardando la calma y procurando salvaguardar, antes que nada, la vida, que es el don más preciado que nos ha regalado el Señor”, manifestó el líder religioso.

Tras la ocurrencia de este terremoto y una cadena de réplicas, el Cardenal de la Paz instó a las familias para que en este mes del Santo Rosario pidan a la Santísima Virgen, nuestra patrona, la Inmaculada Concepción, “que interceda ante el Padre por este pueblo que se ha consagrado a su inmaculado corazón, para que nos proteja y nos libre de todo peligro”.