Las precipitaciones que han caído sobre el territorio nacional durante las últimas 48 horas, producto de diferentes fenómenos climatológicos, han contribuido de manera positiva en la generación eléctrica, dado que los niveles del Lago de Apanás han incrementado aproximadamente en 82 centímetros, según informaron los presidentes ejecutivos de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), Ing. Ernesto Martínez Tiffer y de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), Ing. Salvador Mansell Castrillo.

“En lo personal estoy contento que Apanás esté cogiendo la cantidad de agua que está cogiendo, la recarga hidráulica que tiene el Lago de Apanás como reservorio en 48 horas, casi 80 centímetros, casi un metro y en las últimas 24 horas, de ese metro, fueron 44 centímetros […] Medio metro de agua significa 15 días de generación total sin parar día y noche de la planta a plena capacidad, (eso) significa solo lo que recibió Apanás de agua anoche”, explicó Martínez Tiffer.

Mansell Castrillo detalló que el acumulado de precipitaciones abonó unos 18 millones de metros cúbicos durante tres días de lluvia, lo que permite estar por encima del nivel máximo programado del lago.

“Nosotros esperamos que al finalizar el año logremos estar cercano a los 956 metros Sobre el Nivel del Mar (SNM), eso va a permitir que el próximo año la planta trabaje sin ningún problema y especialmente es lo que buscamos, cubrir la demanda sin problemas”, añadió el ejecutivo de Enatrel.

Martínez afirmó que el incremento del nivel de ese cuerpo de agua es algo muy positivo para el país en términos de generación eléctrica, dado que a comienzos del invierno los pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) apuntaban a una estación seca que reduciría la generación hidroeléctrica en niveles menores que los registrados durante el 2013.

“Nosotros programamos la generación cuidadosamente a fin de que el Lago de Apanás y el agua que tenía en ese momento nos aguantara lo que significara todo el invierno seco y el verano que se avecina, que entra a partir de diciembre y que tenemos nosotros hasta mayo y junio nuevamente para generar electricidad”, manifestó el funcionario.

“Gracias a Dios con este buen volumen de agua que hemos tenido en el mes de octubre y especialmente estos tres días, realmente viene a garantizarnos el suministro de energía para la población sin ningún problema y eso es tranquilidad para todos […] toda esta cantidad de agua, aunque tenemos algunos ríos que se desbordaron y cosas por el estilo, pero nos viene a almacenar más agua que es (para) garantizarle la energía que requiere nuestro pueblo, que sea una energía confiable, continua, con calidad, eso es lo que garantiza este embalse de Apanás”, declaró Mansell.

Martínez, por su parte, señaló que con estos niveles alcanzados en las últimas 48 horas significará que el próximo año se tendrá una generación mayor a la desarrollada durante el corriente.

“Apanás hoy en día está 20 centímetros arriba de cómo estaba el año pasado para esta misma fecha para el 10 de octubre del año 2013, a las 7:00 de la mañana (2014) tenemos 20 centímetros (y) para este momento 5:15 de la tarde estoy completamente seguro que tenemos aún más nivel porque el agua no ha parado, continúa”, comentó.

El Ing. Martínez aseveró que el nivel de agua que ha caído sobre el Lago Apanás, en la recarga del reservorio de Apanás solamente se compara con los niveles alcanzados con las lluvias del huracán Mitch en 1998 que también en 24 horas produjo la misma cantidad de agua.

Mansell aseguró que los 956m/SNM es el nivel máximo deseado por las empresas para el embalse de Apanás, lo que dista de solo 80 centímetros para alcanzarlo y se espera que en lo que resta del invierno se llegue a esa meta para garantizar la generación hidroeléctrica hasta julio del próximo año, cuando empiece nuevamente el invierno.

“Eso es como guardar energía, como almacenar energía ante cualquier situación de un desperfecto de una planta, de cualquier problema que pudiéramos tener, entonces tenemos esa cantidad de energía, es como si guardáramos un 10% de energía de la que se consume en el año, es como si la guardáramos para garantizar cualquier problema que pudiéramos tener”, apuntó el funcionario.

Las plantas hidroeléctricas, que administra el Estado de Nicaragua a través de ENEL, generan un 13% de los 3,600 GW/h del total de generación anual del Sistema de Interconectado Nacional y durante este año se registran 42 GW/h menos que el mismo periodo del año 2013.