González explicó las implicancias que significan esta decisión del Gobierno Sandinista, lo que supone la activación de los Comités Municipales de Prevención, para garantizar el menor deterioro del afluente, cuyo entorno está sufriendo deterioro por los 160 kilómetros de carreteras construidos por el gobierno de Costa Rica.

“Esto implica que a lo inmediato se activa el Centro Nacional de Operaciones (del SINAPRED) para dar seguimiento a toda las situaciones en el departamento, se manda a que se active el Centro de Operaciones Departamental, se manda a que se activen todos los Comités Municipales de Atención, Prevención y Mitigación de Desastres, también de acuerdo a la ley se autoriza que se tomen las medidas necesarias para salvaguardar la vida de las personas, la seguridad de las personas”, explicó González.

El Secretario del SINAPRED, también expresó que el decreto ordena la actualización de los planes de emergencia, obligando a todas las delegaciones departamentales del Gobierno Sandinista, a ponerse a disposición de los diferentes Comités Municipales de Atención y Prevención de Desastres, de tal manera que se brinden las respuestas para proteger la vida de [email protected] nicaragüenses.

“Se mandata a través de la declaratoria que todo el departamento y la cuenca del Río San Juan se articulen los medios necesarios para tener centros de albergues en caso que sea necesario, si las lluvias llegan ocasionar inundaciones o afectaciones directas a nuestra población”, adujo.

Instó a la población del departamento de Río San Juan y a toda Nicaragua, a manejar con la mayor serenidad los posibles daños que puedan darse en toda la cuenca del afluente, dado los desastres que ya ha venido generando la carretera tica.

“Lo mejor es actuar con serenidad, no tiene porque cundir el pánico, sencillamente las personas tienen que seguir las instrucciones que a nivel local, que a nivel departamental se les van a estar brindando a través de los medios de comunicación social, el interés de esta declaratoria es salvaguardar la vida de [email protected] nicaragüenses. la idea es proteger a todas las comunidades que están en la ribera del Río San Juan”, explicó González.

Población está en peligro

El viceministro del MARENA Roberto Araquistaín, indicó que el decreto de emergencia, también orienta medidas de prevención ante el anuncio hecho por la Dirección de Meteorología del INETER, que pronostica fuertes lluvias en toda la cuenca de nuestro Río San Juan.

“Se prevén lluvias muy fuertes y lluvias muy intensas, eso quiere decir que en la zona más lluviosa de Nicaragua, nosotros esperamos enormes cantidades de agua caigan en la zona, que antes eran absorbidas por los distintos bosques y los distintos humedales, donde ha sido trazada la carretera costarricense”, alertó el funcionario.

Explicó que la carretera ha hecho tanto daño, dado que ha traspasado varias cuencas y ha bloqueado una serie de desagües, y el resultado es que todo el sedimento se ha volcado al Río San Juan.

Señaló que en ese sentido se ha alertado a toda la población que existe en el departamento de Río San Juan, pero también se ha puesto en aviso a los costarricenses que viven en la margen derecha del río y que son afectados por la carretera ordenada por la mandataria Laura Chinchilla.

“Los efectos van a ser duros y nosotros lo primero que tenemos que salvar son vidas y es importante que se sepa que las poblaciones que viven de ese ecosistema del río, están siendo afectadas ya de forma fuerte”.

Estas afectaciones tienen que ver con las personas que viven de la pesca y aquellas que tienen pequeños negocios de turismo, pues el río al no poder ser navegable, las tours operadoras no pueden ofrecer los paquetes de visitas al ecosistema, sencillamente porque no se puede transitar.

“Toda esta gente está en un estado de alerta, porque ni siquiera pueden sacar la pesca, porque han bloqueado con la carretera toditos los refugios, toditos los corredores biológicos que utilizan los pescados y camarones para ir a descansar o dormir. Los camarones no duermen en la corriente principal, sino que se adentran en las pequeñas quebradas que han sido bloqueadas por los sedimentos que arroja la carretera”, concluyó Araquistaín.

RAMSAR brilla por su ausencia

El funcionario informó que la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, Ramsar, sigue sin dar respuesta la solicitud del Gobierno de Nicaragua, de presentarse a Río San Juan para certificar los daños ahí existentes.

Incluso Ramsar no invitó al Estado de Nicaragua a la próxima convención o reunión de este organismo a celebrarse en Rumania en las primeras semanas de julio, evento al que asistirán representantes de todos los gobiernos firmantes del convenio sobre protección de humedales.

“Ya hemos solicitado la presencia de Ramsar y desgraciadamente no hemos sido atendido con la premura que quisiéramos, parece que hubiera cierta preferencia hacia Costa Rica, porque cuando Costa Rica los llamó inmediatamente estaban aquí, nosotros tenemos cinco meses que los llamamos y no han hecho presencia. Incluso no nos invitaron a la convención de Ramsar, parece que nos quieren oír nuestras voces”, concluyó Araquistaín.