Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando Bravo, destacó el esfuerzo del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y de la Compañera Rosario Murillo por garantizar a las familias nicaragüenses un plan de enfrentamiento a la mortal enfermedad del ébola.

Obando indicó que nos encontramos frente a una epidemia que ha cobrado la vida de miles de personas en el continente africano, llegando inclusive a expandirse hacia Europa y América.

“Reconocemos la gran labor digna de encomio de muchos trabajadores de la salud, hermanos sacerdotes, religiosos y religiosas y misioneros que han acompañado a las víctimas de este flagelo arriesgando su propia vida, brindando asistencia a los miles de afectados por esta terrible enfermedad”, manifestó.

En este sentido, manifestó como positivas las acciones que han emprendido las instituciones del Gobierno Sandinista para evitar que esta enfermedad afecte a las familias de Nicaragua.

“Felicitamos al gobierno del comandante Daniel Ortega Saavedra y a doña Rosario Murillo, que junto a un equipo han puesto en marcha un plan de emergencia para prevenir en la medida de lo posible que los nicaragüenses nos veamos afectados por esta epidemia del ébola”, expresó.

El guía espiritual llamó a los nicaragüenses a estar alertas, informados y siguiendo las recomendaciones e indicaciones desde una perspectiva cristiana y caritativa.

“Unámonos en oración implorando al Señor todo Poderoso que nos ayude y nos proteja, que interceda ante todos nosotros sus hijos y pueda controlarse esta mortal epidemia”, indicó Obando haciendo suyas las palabras del Papa Francisco, quien ha llamado a orar por todas las víctimas del ébola.

Se solidariza con familias afectadas por lluvias

Su eminencia también aprovechó para expresar sus muestras de solidaridad con las familias que han resultado afectadas por las fuertes lluvias principalmente en los departamentos de Rivas y Granada.

Destacó la importancia de que todos aquellos que están en posibilidades puedan brindar su apoyo a quienes resultaron damnificados.

“Sabemos que algunas de las familias están sufriendo a causa del invierno y están siendo ayudadas por el Presidente de la República. Ojalá que todos los cristianos que están en posibilidad puedan ayudar a esta gente en estos momentos difíciles pensando que todos somos hermanos en Cristo nuestro Señor”, afirmó.