Dos personas murieron y una está desaparecida en la localidad de San Felice sul Panaro. Reportan un muerto en Mirandola, al desplomarse las naves industriales en las que estaba trabajando. Hay reportes de tres personas fallecidas al derrumbarse edificios en el centro de la localidad de Concordia, en Finale Emilia y en Mirandola, reseña la agencia EFE.

Por su parte, otros medios italianos, como La Repubblica, afirman que el cuerpo de bomberos busca a personas que han quedado atrapadas tras derrumbes en las localidades de San Felice sul Panaro y Mirandola.

Medios italianos señalan el derrumbe de la torre de San Felice sul Panaro y de la basílica de San Francisco en Mirandola y otras iglesias de la zona.

Además de Emilia Romagna, el sismo se sintió también en todo el norte y centro del país, en regiones de Génova, Lombardía, Piamonte, Veneto y Toscana. La agencia de noticias EFE reporta que numerosos edificios públicos fueron desalojados en ciudades como Milán, Bolonia y Florencia.

La empresa Ferrocarriles del Estado informó que han suspendido el tránsito en varías líneas ferroviarias en la región, para comprobar posibles daños. A las 10.40 horas locales (08.40 GMT) se registró otro temblor de magnitud 4.2 en la provincia de Mantova, Modena y Reggio Emilia, a una profundidad de 5,3 kilómetros.

El temblor tuvo su epicentro en la provincia de Módena, la misma zona donde el pasado 20 de mayo se produjo otro sismo de magnitud 6.0 que causó siete muertos, unos cincuenta heridos y más de cinco mil evacuados.

El diario “il Giornale” reseña que la población teme pueda haber nuevos daños, especialmente en los edificios ya afectados por el sismo de una semana atrás.

Desde el pasado 20 de mayo, se han registrado más de 100 movimientos telúricos en esta región, algunos de ellos con magnitudes entre 4.0 y 5.0.