Con animaciones de payasos, concursos de bailes, piñatas y música, celebraron todas las familias beneficiadas con estas viviendas solidarias, así como los vecinos que se mostraron contentos por la implementación de este programa social.

Doña Miriam del Socorro López, que vive con su hija trabajadora de una empresa textil de Zona Franca, fue una de las cuatro mujeres que recibieron su vivienda y que ahora podrán dormir tranquila al contar con un techo digno, en el cual el agua del invierno no podrá pasar.

“Mi casita era un mamarracho, tenía 30 años de vivir en condiciones lamentables. El techo era destruido y malmatado, pero yo tenía fe que un día el Señor (Dios) me iba dar las bendiciones de contar con un techo digno y una buena casa. Ahora gracias a Dios y al comandante Daniel Ortega ya tengo cumplido el sueño de tener mi casa”, dijo doña Miriam.

“Vivo feliz y ahora no me mojo, esto es una obra del colochón (Jesucristo) que a través del presidente me favoreció con mi casita linda”, agregó esta señora que se dedica a lavar y planchar a sus vecinos.

Otra vecina de doña Miriam, en esta calle como lo es Alcadia Guzmán, también tenía motivos para estar alegre, pues recibió las llaves y documentos que la hacen propietaria de su vivienda solidaria.

“Me alegró porque el presidente tiene su corazoncito para darnos estas viviendas y estoy muy feliz.  El comandante Daniel está cumpliendo lo que el promete y ya tengo mi casa”, expresó Alcadia, una anciana que sobrepasa los 70 años.

A la fiesta de celebración que se realizó del antiguo cine Blanco cinco cuadras al norte, llegaron una buena cantidad de vecinos y funcionarios de la delegación II de la Alcaldía de Managua, entre estos el concejal Wilber Camacho.

“Esto es parte de los compromisos que viene cumpliendo el comandante Daniel, con los pobladores de Managua que requieren vivir en condiciones dignas”, dijo Camacho.

“Cuando el sol salió, cuando sol volvió, nos llegó una luz de libertad”, dice la letra de la canción oficial de campaña de las elecciones pasadas, que ganó abrumadoramente el comandante Daniel y así es exactamente lo que piensa doña Ignacia Guzmán, hermana de Alcadia, quien también le llegó esa luz que tanto pedia en sus oraciones.

“Estoy feliz porque mi casa se estaba cayendo y en mis oraciones yo pedia una luz y esa luz se me hizo, Dios me la mandó a través del presidente Daniel”, señaló doña Ignacia mientras tarareaba la canción que se dejaba escuchar en los parlantes del equipo de sonido de una vecina del barrio San Sebastián.