Considerado por los expertos como ‘El Árbol de la Vida’ o ‘El Árbol Milagroso’, por contener altas propiedades curativas, nutritivas y de usos múltiples, el marango (o moringa, como le llaman algunos) viene ganando terreno en el sector agroindustrial nicaragüense.

Este árbol fue introducido a Nicaragua en 1920, proveniente del Himalaya y originario de la India, y aunque sus numerosas bondades siguen siendo poco conocidas por las familias, actualmente se proyecta como ‘El Cultivo de la Seguridad Alimentaria del Futuro’.

El Gobierno Sandinista liderado por el Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, a través de un plan nacional, prevé incrementar la producción y exportación del marango para el consumo de las personas y consumo animal, por lo que viene ampliando su calidad y adaptación agroclimática.

La compañera Regina López, especialista del área de Investigación y Transferencia del INTA, explicó desde el Sistema de Producción, Consumo y Comercio, se estará impulsando, en una primera fase, el establecimiento de unos 50 Bancos Comunitarios de Semillas en 83 municipios de Nicaragua, mayoritariamente en aquellos que forman parte del Corredor Seco.

Desarrollan una nueva variedad

Aunque Nicaragua goza de tener una de las mejores semillas de marango en el mundo, el Laboratorio de Biotecnología del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (Inta), en conjunto con la Universidad Nacional Agraria (UNA), trabajan ampliamente en la generación de una nueva variedad de marango llamada ‘NICA1’.

El Director del Proyecto ProMarango de la UNA, compañero Bryan Mendieta, explicó que el NICA1 posibilitará extender el marango a toda Nicaragua, porque al mismo se le aplicará un mejoramiento genético que lo hará adaptable a zonas donde hay mucha y poca humedad, además de suelos arenosos y arcillosos.

Actualmente los científicos de Nicaragua llevan más de 20 años estudiando el marango, y como resultado unos 15 trabajos investigativos, detalló Mendieta, quien refirió que para convertir este árbol en un producto exportable, se están haciendo algunas alianzas con laboratorios que puedan identificar las bondades farmacológicas y nutritivas de El Árbol de la Vida.

“La semilla de esta planta puede ser utilizada para el control de la diabetes y de la hipertensión. En este momento tenemos cerca de 400 hectáreas establecidas como cultivo en toda Nicaragua, y queremos llegar hasta las mil para asegurar su exportación”, indicó el Director de ProMarango.

La especialista en agrobiotecnología del Inta, compañera Arlen Tijerino, indicó que actualmente este laboratorio va avanzando con la identificación molecular para llegar al NICA1, una variedad que, incluso, podría mejorar la calidad nutricional y el aceite que se produce de las semillas y hojas de este árbol.

Los científicos de este laboratorio del Inta trabajan aceleradamente en la extracción del ADN y caracterización molecular del marango, aplicando pruebas de germinación, para lograr otros derivados que generen mayor cantidad de follaje o semillas para la alimentación humana o de animales.

Alternativa para sector productivo

Desde la Finca Santa Rosa, ubicada en la Facultad de Ciencia Animal de la UNA, la docente Rosario Rodríguez, Investigadora en Alimentación Humana, destacó que en alianza con el Gobierno Sandinista y las mismas universidades, se ha logrado avanzar en estudios que determinan que el marango es un alimento sumamente importante para los niños y niñas en estado de desnutrición, e incluso ayuda a incrementar la leche en las mujeres que han dado a luz recientemente.

La especialista explicó que ‘El Árbol de la Vida’, al ser altamente resistente a la sequía o condiciones del Trópico Seco de nuestro país, es un excelente complemento para la alimentación del hato bovino y porcino, por lo que también resulta ser una gran alternativa para el sector productivo de Nicaragua.

La compañera Rodríguez anunció que desde ya está circulando un ‘Recetario del Marango’, el cual el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo difundirá ampliamente a nivel nacional, para que todas las familias conozcan ampliamente sobre el consumo de este árbol aplicado en la dieta nicaragüense.

“El recetario explica cómo preparar el té de moringa; se pueden hacer huevos fritos revueltos con la hoja fresca, nacatamales con la harina, y estofados de carne, pollo o pescado; en el mismo arroz o en las tortillas, se puede aplicar la hoja de este árbol, cuyo sabor y aroma es sumamente agradable”, refirió

La especialista aseguró que si las familias continúan aplicando el marango para preparar distintos alimentos, estarían aumentando el nivel de proteínas, Vitamina A, hiero, calcio, entre otras bondades altamente necesarias para personas de la tercera edad, niños y mujeres en periodo lactante.

De acuerdo a la estrategia nacional del Gobierno Sandinista, en el corto plazo, el Ministerio de Salud (Mined) y el Ministerio de Salud (Minsa), promoverán en las escuelas la implementación del marango en la merienda escolar en harina de hojas; además los Gabinetes de la Familia, Comunidad y Vida, estarán desarrollando una campaña de concientización para el consumo del llamado ‘Árbol de la Vida’.