En la Delegación policial del Distrito V de Managua, se llevó a cabo la inauguración de la Oficina de Consejería Familiar y Comunitaria, que también estarán en todos los municipios del país, esto como parte de los esfuerzos del gobierno sandinista por llevar a todos los municipios de Nicaragua un espacio para fortalecer la familia y prevenir la violencia.

“Es importante destacar que para mejorar los niveles de convivencia y de seguridad ciudadana en nuestro país, tenemos y debemos consolidar y fortalecer la prevención, la mejor prevención es la que se hace desde la familia, desde la comunidad, las escuelas, desde las iglesias”, explicó el Comisionado General Francisco Díaz.

Con las consejerías familiares que son una realidad en los 153 municipios se fortalecerá la prevención en los temas de los valores y la educación y se disminuirán sustancialmente los delitos contra las mujeres.

Para ello se está trabajando coordinado con el Ministerio de la Familia, con el Ministerio de Educación, Ministerio de la Salud, Ministerio Público, Autoridades Judiciales, Promotoría Solidaria, gobiernos municipales, iglesias, entre otros sectores, destacó Díaz.

Marcia Ramírez, titular del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez, enfatizó que el personal está preparado para atender a las personas que requieran de la consejería.

“Aquí está comisaría, fiscalía, medicina legal y desde aquí ya sale el expediente conformado para ir a un juez, por eso, sepan que aquí pueden acudir, pedir una orientación oportuna cuando sientan que una situación familiar se les está complicando, o cuando son enviados por la fiscalía o la misma comisaría que valoran que amerita una consejería”.

Enfatizó que “de lo que se trata es que entre todos logremos el bienestar social con este modelo de persona, familia, comunidad, así todos juntos erradicar este flagelo que es la violencia intrafamiliar y de género”.

En los próximos meses se trabajará con los maestros para que estos sean promotores del fortalecimiento familiar.
Por su parte, el Magistrado Rafael Solís, argumentó que esta es una nueva etapa de combate que consiste en la prevención de la violencia en todos los niveles.

“Hay buenas condiciones para que esto funcione en todo el país. Yo creo que esto va a disminuir los índices de violencia contra la mujer en el país”.

Sobre las reformas a la ley 779 el Magistrado destacó que hay algunas inquietudes por parte de algunos jueces y magistrados.

“Hay un par de artículos que dicen que se debiera de atender toda las situaciones de los delitos de la ley 779 y considerar los marcos de relaciones de pareja. Lo que se trata es de mejorar la atención a las víctimas de la violencia, la atención a las mujeres y por supuesto buscar si no es grave mediaciones y soluciones a los problemas”, concluyó Solís.