Miles de devotos celebraron en Masaya la solemnidad de San Jerónimo, doctor de la Iglesia Católica, que tradujo las Sagradas Escrituras del griego y el hebreo al latín, para la evangelización de los pueblos.

Como todos los años, la imagen fue montada sobre una enorme y pesada peaña, elaborada días antes por las cofradías y cargadores tradicionales de la sagrada imagen.

En horas de la mañana se celebró la Santa Eucaristía, oficiada por el Obispo Auxiliar de Managua, Monseñor Silvio Báez y tras culminar el servicio religioso, la imagen fue cargada y bailada en medio del jolgorio, el fervor y el folklore que caracteriza a los masayas en sus celebraciones.

En su homilía Monseñor Báez, invitó a las familias a leer la Palabra de Dios, porque ella señala el camino de salvación. Resaltó la gran obra de San Jerónimo que pensando en acercar la verdad a los pueblos y para que los cristianos conozcan a Cristo.

“San Jerónimo se dio cuenta que no se podía conocer a Cristo sin sumergirse en ese mar profundo maravilloso y emocionante que es la Biblia”, explicó Báez.

Torovenado, agüizotes y folklore

En la fiesta popular se combinan una serie de expresiones simbólicas de la cultura y las tradiciones de Masaya.

Miembros de las cofradías del Torovenado del Pueblo, los agüizotes y grupos de danza y música folklórica, aprovecharon para rendir homenaje a San Jerónimo Doctor.

“Todos los años venimos a esto, es parte de nuestra tradición y estamos diciéndole presente a “Tata Chombo”, nuestro patrón. Él es parte de los masayas, es parte de nuestra vida, de nuestra identidad y le pedimos muchas bendiciones para este pueblo”, indicó Sara Huerta, miembro de un grupo de agüizotes.

“Nosotros somos católicos, tenemos fe en San Jerónimo doctor, porque gracias a él conocemos la Palabra de Dios que nos da luz y nos señala el buen camino”, explicó Juan Matus.

Grupos de danza y baile exponían su colorido arte ante la multitud que degustaba de sus presentaciones.

“Esta es la fiesta religiosa y popular más bonita de Nicaragua, es parte de nuestra tradición, de nuestra identidad y de nuestra fe. Aquí todos demostramos cuanto queremos a San Jerónimo nuestro Patrón”, dijo Gabriel Martínez.

San Jerónimo, el doctor que cura sin medicina

Muchos pobladores de Masaya le atribuyen milagros a San Jerónimo.

Pascual García, quien tiene más de 70 años de asistir a las fiestas de San Jerónimo, aseguró que gracias a Tata Chombo, él y su familia gozan de buena salud.

“Siempre que hay alguien enfermo ya sea de gravedad o leve le pedimos a él y nos cumple, él es el doctor que cura sin medicina”, explicó.

María Suazo, otra devota de varias décadas, comentó que gracias a San Jerónimo ella se recuperó de una enfermedad con la que vivió por varios años. “Estoy segura que fue él, mi mamá me encomendó a él y le pidió con mucha fe y aquí estoy viva, contando el milagro que me hizo mi Tata Chombo”, expresó.

Javier Quintana, devoto de San Jerónimo, dice que todos los años acude a la celebración y en esta ocasión llevó a su pequeño hijo para que desde ya vaya naciendo en el todo el fervor hacia San Jerónimo.

“Vine con mi hijo, el está chiquito, pero es una forma de agradecer a San Jerónimo por los favores recibidos y así mi hijo ya va aprendiendo sobre su fe, la cultura y nuestras tradiciones religiosas”, indicó Quintana.