Cada nueva versión de Windows causa mucha expectativa y aunque ya no hay tantas fantasías respecto a lo que ofrecerá en el futuro —en algún momento se creía que Longhorn sería una evolución radical de todas las interfaces actuales—, sigue siendo un tema interesante en cuanto a software.

También está el hecho de que, a la fecha, es la plataforma más usada a escala global, por eso, la llegada de Windows 9 causa conmoción, pues además de traer de regreso el solicitado menú de inicio, también brinda interesantes novedades que mejoran la experiencia de uso.

Aunque hay cambios sustanciales en el uso de Windows, la administración y la configuración funcionan igual, así que no habrá problemas para los expertos TI

Presentada en la ciudad de San Francisco, la nueva generación de Windows inaugura la iniciativa de unificación de Microsoft, ya que podrá adaptarse a cualquier tipo de dispositivo o equipo computacional, con el beneficio extra de que las aplicaciones serán compatibles entre teléfonos, tablets y computadoras.

Dicho de otro modo, las opciones ya no deberían ser tan limitadas en la Windows Store. "Windows 10 es nuestra plataforma más completa con una sola tienda y un solo método para descubrir aplicaciones; todas las actualizaciones estarán sincronizadas entre dispositivos.", declaró Terry Myerson, director de desarrollo de Windows.

Esta nueva versión del sistema operativo de Microsoft está basada en el esquema visual de Windows 8, pero hay cambios importantes que simplifican el uso, sin dejar atrás a quienes utilizan el escritorio tradicional. De hecho, el eje de la experiencia de nuevo son la ventanas, la diferencia es que ahora es posible administrar diferentes entornos de trabajo, cada uno con sus propias aplicaciones abiertas y personalización.

La idea es que estos espacios faciliten la administración de recursos, así como las actividades multitarea. Es decir, sólo habrá que presionar un botón para pasar del área de entretenimiento a la de productividad, etcétera.

Ahora bien, en pantallas de gran tamaño (que tienen conectado un mouse) el diseño de las apps regresa al concepto de ventana, en lugar de ocupar completamente la pantalla; no obstante, las aplicaciones seguirán mostrándose como en Windows 8 si se trata de un teléfono o una tablet. El sistema detectará automáticamente las preferencias del usuario para ajustarse a las condiciones de uso.

Snap Assist permite manipular varias apps a la vez para llevarlas de un escritorio a otro
Otra adición llamativa es que el menú de inicio integra características de la interfaz Metro para presentar notificaciones, alertas e información relevante de manera dinámica en un formato de mosaicos, que complementa el listado de accesos directos de la barra tradicional.

"Estamos tratando de encontrar el balance adecuado para los usuarios de Windows 7 y la gente que espera sacar mayor provecho de sus dispositivos.", explicó Joe Belfiore, el vicepresidente de la división de software de Microsoft.

El objetivo con Windows 10, de acuerdo con los representantes de Microsoft, es reconstruir la experiencia de la interfaz para hacerla mucho más funcional, no sólo en comparación con versiones anteriores, sino frente al resto de los sistemas operativos. Así, será posible personalizar con más detalles todos los elementos visuales, como reajustar el tamaño del menú de inicio o especificar aún más las búsquedas.

Por cierto, el buscador ahora es universal, así que ofrece resultados de documentos y contenidos locales, pero también links relevantes de Internet, todo jerarquizado y ordenado para que la navegación sea rápida y accesible.

Algo que seguramente será bien recibido por los usuarios avanzados, es que el símbolo del sistema (conocido como command prompt) tiene soporte para más atajos y otras funciones tradicionales de Windows. Al fin es posible utilizar Ctrl+V para pegar la estructura de directorios y, aunque desde hace años existe la alternativa de abrir esta ventana de comandos desde la carpeta que se está mostrando en el explorador, lo anterior permitirá que el uso de las órdenes sea más dinámico. Microsoft no detalló otras herramientas para el símbolo del sistema, pero aseguró que el potencial de la consola crecerá considerablemente con Windows 10. La clave, según Belfiore, es que los usuarios con pocos conocimientos técnicos también podrán aprovechar esta nueva funcionalidad.

A pesar de que la esencia de Windows 8 se está diluyendo con esta nueva edición, hay características que permanecen, si bien por medio de una presentación distinta. Un buen ejemplo es que la barra de Charms no desapareció y que al desplazar el puntero a la izquierda —o al deslizar con el dedo hacia la derecha—, se despliega la antigua vista de tareas.

Claro, el cambio es que los íconos y los botones son más grandes, lo que se traduce en una experiencia más amigable con pantallas táctiles. Por último, la interfaz principal para tablets y laptops consta de los mosaicos de Windows 8 junto a un menú de accesos directos y la barra principal de la parte de abajo.

Quedan muchos detalles pendientes acerca de las novedades que ofrece Windows 10, en especial en lo que refiere a ajustes dependiendo del tipo de pantalla, pero esto es lo que Microsoft ofreció en su evento de presentación.

Será cuestión de esperar unos días para conocer a fondo el plan con esta nueva versión del SO. Windows 10 estará disponible después de mediados de 2015 y ya hay una edición de prueba en preview.windows.com, exclusiva para usuarios con conocimientos avanzados.