Como todo un éxito catalogan los artesanos y microempresarios las ferias departamentales que todos los fines de semana se desarrollan en los tiangues La Fe y Monimbó de la Avenida de Bolívar a Chávez.

Estas ferias tienen la finalidad de dar a conocer los principales atractivos culturales, gastronómicos, productivos y creativos de cada región del país, de tal manera que son muchos los visitantes que llegan a adquirir productos o simplemente a conocer un poco de otra parte del terruño azul y blanco.

Este fin de semana los tiangues se vieron abarrotados por la alegría y colorido del departamento de Rivas.

Especial atención mereció el municipio de San Juan del Sur con dos propuestas artesanales que vienen a significar un atractivo más para el que se considera el principal destino de sol y playa de Nicaragua. Estos artesanos fueron el señor Luis Avendaño y la joven María José Vargas. Don Luis, habita en la cabecera municipal y de sus manos salen preciosas lámparas, adornos y embarcaciones a escala hechas de madera, bambú y caracoles.

El considera que las ferias que organiza el gobierno son fundamentales para dar a conocer su arte.

“Nuestro gobierno está haciendo algo muy bueno (...). Si el gobierno nos da la facultad del poder salir afuera (de nuestros municipios) y darle publicidad a nuestro material, entonces estamos bien porque así es que estas piezas pueden viajar fuera del país”, expresó Avendaño.

La joven María José Vargas, es miembro de una cooperativa de mujeres originaria de la paradisíaca comunidad de El Ostional, en frontera con Costa Rica. Ella llevó a la feria artesanías de barro, bolsos, aretes, adornos y un sinnúmero de objetos elaborados por las laboriosas y creativas manos de las mujeres de su comunidad.

“Nos estamos dando a conocer y nos motivamos más para estar unidas y seguir trabajando”, destacó.

"Esta es la segunda vez que participamos en la feria y nos ha ido bien gracias a Dios”, añadió Vargas.

Esta joven dijo que aparte de las artesanías, ellas ofertan paquetes turísticos que incluye alojamiento y comida.

Los dulces de Potosí

Si bien, Granada y Masaya son conocidos por fabricar los dulces más sabrosos de Nicaragua, el municipio de Potosí en Rivas no tiene nada que envidiarle al sabor de las cajetas que salen de estos dos departamentos de Nicaragua.

Maritza Marín Brenes, es una señora que por 30 años ha mantenido viva la tradición de los dulces, a tal punto que hoy cuenta con su propia marca conocida como Dulcería La Rivense.

Ella aseguró que lo más demandado son las cajetas de leche, pan de rosa, marquesonte, alfajores, cajetas de coco, piñonates y una gran variedad de cosas que no hacen más que endulzar el paladar que cualquier persona.

Esta señora ha participado en todas las ferias de la economía familiar como la única dulcera de Potosí.

“Yo estoy muy agradecida con el gobierno porque le ayuda a los pequeños productores para que vengamos a presentar nuestro producto. Aquí nosotros no pagamos nada, todo lo paga el gobierno”, señaló Marín.

Además de artesanías, productos agrícolas y gastronómicos, los visitantes pueden pasar una linda tarde en los tiangues de la Avenida donde todos los fines de semana se realizan presentaciones artísticas con grupos musicales y danzarios.