Cientos de familias de la comunidad evangélica de Ticuantepe realizaron una caminata este domingo conmemorando los 445 años de haberse traducido la Santa Biblia al castellano y los tiempos de Paz, Amor y Unidad que ahora atraviesa Nicaragua, un pueblo creyente y fervoroso bendecido por Dios.

Partiendo de la Terminal de Buses de Ticuantepe, hasta llegar al popular Parque Juan Ramón Padilla, las familias de este municipio de Managua, recordaron a Casiodoro de Reina, el español que tradujo arduamente la Palabra de Dios del hebreo, griego y arameo al castellano en 1569.

Durante esta caminata, el Pastor Luis Olivas, destacó que inspirados por la palabra de Dios, ahora Nicaragua cuenta con un Gobierno solidario (liderado por el Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo) que trabaja en la restitución de los derechos por el bienestar de las familias más humildes.

“Ahora vivimos en Nicaragua un tiempo de alegría, un tiempo de paz, es un tiempo donde la palabra del Señor está corriendo por todos los rincones”, expresó el líder religioso, quien además sostuvo que es importante que todos y todas nos dejemos guiar por el mandato divino escrito en la biblia.

Por su parte, el pastor Juan Rivas, manifestó rendir gloria al Señor por haber permitido a este pueblo ir superándose con el diálogo y el consenso, pero además con la unidad, valores que están reflejados en la Santa Biblia a sus 445 años de haber sido traducida al castellano.

La pastora Doris Moncada, miembro del Ministerio Llama de Fuego en Ticuantepe, expuso que la Biblia durante muchos cientos de años siempre ha sido un mensaje de salvación, por lo que el pueblo evangélico de Nicaragua siempre se manifiesta jubiloso y agradecido con Dios por haber permitido su traducción al español, y hoy poder gozar de la palabra inspirada por el Espíritu Santo.

Como una caminata de júbilo y oración, celebrando los Nuevos Tiempos de Paz y Amor, familias de las Iglesias Hermanos en Cristo, Iglesia Bautista, Iglesia Campamento del Espíritu Santo y El Tabernáculo, entre otras, celebraron esta fecha especial, recordando que la traducción del Antiguo Testamento concluyó en 1557, y el Nuevo Testamento en 1559, año en que se imprimió la primera biblia entera en castellano.